IDENTIFICARON EN ARGELIA UN METEORITO MÁS ANTIGUO QUE LA TIERRA Y QUE PROVINO DE UN “PROTOPLANETA”

El histórico hallazgo podría ayudar a entender lo que pasaba en el Sistema Solar antes de que éste terminara de formarse. Se trata de una roca de más de 4.500 millones de años de antigüedad.

A+

El histórico hallazgo podría ayudar a entender lo que pasaba en el Sistema Solar antes de que éste terminara de formarse. Se trata de una roca de más de 4.500 millones de años de antigüedad. Un meteorito de más de 4.500 millones de años de antigüedad que fue encontrado en las arenas del desierto de Argelia podría ser parte de un protoplaneta, según revelaron investigadores de la Universidad de Bretaña Occidental en Francia.

Según un análisis en profundidad de la composición y la edad de la roca, llevada a cabo por un equipo internacional de investigadores en un estudio publicado recientemente en PNAS, el meteorito conocido como Erg Chech 002 no sólo es más antiguo que la Tierra, sino que se formó volcánicamente, lo que sugiere que alguna vez pudo haber sido parte de la corteza de un objeto conocido como protoplaneta.

Como tal, representa una oportunidad única para estudiar las primeras etapas de la formación de planetas y aprender más sobre las condiciones en los primeros días del Sistema Solar, cuando los astros que conocemos hoy todavía se estaban formando.

EC 002 se encontró en mayo del año pasado y se trata de varios trozos de roca con un peso combinado de 32 kilogramos en el mar de arena Erg Chech en el suroeste de Argelia. Fue identificado con inusual rapidez; en lugar de la composición condrítica de la mayoría de los meteoritos recuperados, que se forman cuando pedazos de polvo y roca se pegan, su textura era ígnea, con inclusiones de cristales de piroxeno.

LEE TAMBIÉN: ENTREGARÁN PENSIÓN PARA HUÉRFANOS COVID-19

Por lo tanto, se clasificó como una acondrita, un meteorito hecho de lo que parece ser material volcánico, originado en un cuerpo que ha sufrido una fusión interna para diferenciar el núcleo de la corteza, un protoplaneta, una de las etapas intermedias de la formación del planeta.

De las decenas de miles de meteoritos que se han identificado, solo unos pocos miles (3.179, según la base de datos del Boletín Meteorítico) son acondritas.

La mayoría de estas acondritas provienen de uno de los dos cuerpos parentales y son de composición basáltica. Esto significa que no pueden decirnos mucho sobre la diversidad de protoplanetas en los inicios del Sistema Solar.

EC 002, por otro lado, no es basáltica, sino un tipo de roca volcánica conocida como andesita, ha determinado un equipo de científicos liderado por el geoquímico Jean-Alix Barrat de la Universidad de Bretaña Occidental en Francia.

De todos los meteoritos que hemos encontrado hasta la fecha, incluso entre acondritas, eso hace que EC 002 sea extremadamente raro, y abre una nueva vía para comprender la formación de planetas.

Según el análisis del equipo, la roca es antigua. La desintegración radiactiva de los isótopos de aluminio y magnesio sugiere que estos dos minerales cristalizaron hace alrededor de 4.565 millones de años, en un cuerpo original que se acumuló hace 4.566 millones de años. Para el contexto, la Tierra tiene 4.540 millones de años.

“Este meteorito es la roca magmática más antigua analizada hasta la fecha y arroja luz sobre la formación de las costras primordiales que cubrían los protoplanetas más antiguos”, escribieron los investigadores en su artículo

A diferencia del basalto, que se forma a partir del rápido enfriamiento de la lava rica en magnesio y hierro, la andesita está compuesta principalmente de silicatos ricos en sodio y, al menos en la Tierra, se forma en zonas de subducción, donde el borde de una placa tectónica se empuja hacia abajo.

Aunque rara vez se encuentra en meteoritos, el reciente descubrimiento de andesita en meteoritos encontrados en la Antártida y Mauritania llevó a los científicos a investigar cómo podría ocurrir. La evidencia experimental sugiere que puede formarse a partir de la fusión de material condrítico.

Debido a que los cuerpos condríticos son tan comunes en el Sistema Solar, es posible que la formación de protoplanetas con costras de andesita también fuera común. Sin embargo, cuando el equipo comparó las características espectrales de EC 002, es decir, la forma en que interactúa con la luz, con las características espectrales de los asteroides, no pudieron encontrar nada en el Sistema Solar que coincidiera con el meteorito.

Los restos de la corteza andesítica no solo son raros en el registro de meteoritos; también son raros en el cinturón de asteroides. Lo que plantea la pregunta: si el proceso de formación fue tan simple y común, ¿a dónde diablos llegaron todos los protoplanetas diferenciados?

Probablemente en el mismo lugar terminó la mayor parte del material del Sistema Solar: o se pulverizó o se incorporó a cuerpos rocosos más grandes; o, quizás, una combinación de ambos.

Dado que EC 002 es un poco más antiguo que la Tierra, incluso es posible que sus hermanos protoplanetarios ayudaran a construir la Tierra a partir de un nudo de material más denso en la nube de polvo que orbitaba al bebé Sol.

Aunque tenemos un conocimiento bastante decente de cómo nacen los planetas bebés, que crecen durante millones de años a medida que los grupos de rocas y polvo se juntan, los detalles del proceso son un poco más misteriosos.

EC 002 representa una oportunidad espectacular para afinar nuestra comprensión de cómo nuestro sistema doméstico surgió del polvo.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.