WILLIAM ROMOSER: “HUBO Y HAY VIDA EN MARTE”

A+

El entomólogo William Romoser, profesor emérito de la Universidad de Ohio, ha recopilado numerosos ejemplos de formas que documenta como insectos en fotografías de los róveres de la NASA en Marte.

Romoser ha analizado en detalle estructuras que se muestran de manera parecida a las abejas, así como formas que considera similares a reptiles, tanto fósiles como criaturas vivientes. Él presentó sus hallazgos en la reunión nacional de la Entomological Society of America en St. Louis, Missouri.

«Ha habido y todavía hay vida en Marte», dijo Romoser, y señaló que las imágenes parecen mostrar criaturas fosilizadas y vivas. «Existe una aparente diversidad entre la fauna marciana tipo insecto que muestra muchas características similares a los insectos terrestres que se interpretan como grupos avanzados, por ejemplo, la presencia de alas, flexión de alas, deslizamiento/vuelo ágil y elementos de patas de estructura variada», comenta en un comunicado de la Universidad de Ohio.

Romoser dijo que si bien los roveres marcianos, particularmente el Curiosity, han estado buscando indicadores de actividad orgánica, hay una serie de fotos que muestran claramente las formas de insectos y reptiles. Numerosas fotos muestran imágenes en las que se pueden seleccionar segmentos corporales de artrópodos, junto con patas, antenas y alas, del área circundante.

ESTUDIO DE FOTOGRAFÍA

Las imágenes individuales se estudiaron cuidadosamente mientras variaban los parámetros fotográficos, como el brillo, el contraste, la saturación, la inversión, etc. No se agregó ni eliminó contenido.

Los criterios utilizados en la investigación de Romoser incluyeron: desviación dramática del entorno, claridad de la forma, simetría corporal, segmentación de las partes del cuerpo, forma repetitiva, restos óseos y observación de formas cercanas entre sí. Las posturas particulares, la evidencia de movimiento, el vuelo, la interacción aparente según lo sugerido por las posiciones relativas y los ojos brillantes se consideraron consistentes con la presencia de formas vivas.

«Una vez que se identificó y describió una imagen clara de una forma dada, fue útil para facilitar el reconocimiento de otras imágenes menos claras, pero no menos válidas, de la misma forma básica», dijo William Romoser.

Estas criaturas se parecen a abejorros o abejas carpinteras en la Tierra. Otras imágenes muestran estas «abejas» que parecen refugiarse o anidar en cuevas. Y otros muestran una criatura fosilizada que se asemeja a una serpiente.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.