EL TORMENTO LITERARIO DE MARY SHELLEY

Sábado 21 de Noviembre del 2020 | 7:13 pm

UNA ESCRITORA PERSEGUIDA POR LA MUERTE

El monstruo al que dio vida en su novela Frankenstein persiguió durante toda la vida a Mary Shelley, una escritora que tocó varios géneros pero que solo es recordada por esa historia de terror, que creó a los 18 años y en la que volcó todas sus angustias sobre la vida y la muerte.

La vida de Mary Godwin (llamada más adelante Mary Shelley) estuvo marcada por la pérdida desde su nacimiento, el 30 de agosto de 1797: nunca conoció a su madre, Mary Wollstonecraft, que murió a las pocas semanas de dar a luz; y cuando tenía cuatro años, su padre se casó de nuevo con Mary Jane Clairmont, una mujer a la que la pequeña detestaba y a quien siempre culpó de haberle apartado de su padre.

Por su parte, William Godwin era un escritor y filósofo de ideas muy liberales para su tiempo: describía el matrimonio como “un monopolio represor”, promocionaba las ideas feministas de su primera esposa Mary Wollstonecraft y aceptó sin problemas a la hija que esta ya tenía de una relación extramarital, algo que a los ojos de la sociedad inglesa bienestante resultaba escandaloso. A pesar de esta reputación y de estar constantemente endeudado, William Godwin aún pudo procurarle una buena educación a su hija, que contó no solo con la rica biblioteca de sus padres sino también con un tutor y una institutriz.

Mary Godwin, más conocida como Mary Shelley, llevó una vida muy liberal y contraria a la rígida moral de su época.

UNA ESCANDALOSA HUIDA

Entre el grupo de intelectuales de los que Godwin se rodeaba estaba Percy Bysshe Shelley, un joven que consideraba al escritor como un padre intelectual y que llegó a ocuparse de sus deudas durante un tiempo. Era 1814 y Mary Godwin tenía 16 años, cinco menos que aquel muchacho que se convirtió en su primer y gran amor. La relación desde el principio tuvo tintes escandalosos: para escapar a las miradas se daban cita en un cementerio, donde probablemente Mary quedó embarazada de él. Shelley estaba en una posición delicada, puesto que estaba casado -y además, su esposa también estaba embarazada- y ya no podía seguir pagando las deudas de William Godwin.

La solución que encontraron los dos amantes fue fugarse y llevarse con ellos a Claire Clairmont, la hermanastra adolescente de Mary: ambas se llevaban bien a pesar de la mala relación que había con su madre y, a la vista de los acontecimientos futuros, probablemente Shelley también estaba interesado en ella. Viajaron hasta la ciudad suiza de Lucerna, pero la aventura fue breve ya que carecían del dinero para subsistir: en menos de tres meses estaban de vuelta en Inglaterra, donde les esperaba un fuerte rechazo, incluso por parte de William Godwin.

En 1814 Mary quedó embarazada de Percy Bysshe Shelley, un hombre casado. Ambos se fugaron junto con Claire Clairmont, la hermanastra adolescente de Mary, pero la aventura fue breve.

Los tres vivieron durante más de un año en una relación de amor libre, subsistiendo gracias a las rendas familiares de Shelley. En ese tiempo, Mary sufrió un duro golpe que se repetiría varias veces a lo largo de su vida: la muerte de su hija, nacida de forma prematura, que la sumergió en una profunda depresión. La muerte la había acompañado desde su nacimiento y, en su huida hasta Suiza, había tenido ocasión de verla en primera persona en una Europa devastada por las Guerras Napoleónicas. En su mente empezaron a nacer los monstruos a los que pronto daría forma.

Percy Bysshe Shelley

Percy Bysshe Shelley fue uno de los poetas más destacados del Romanticismo inglés, pero el éxito no le fue reconocido hasta después de su propia muerte. Formaba parte de un grupo de artistas e intelectuales que incluía entre otros a Lord Byron, John Keats, Leigh Hunt y Thomas Love Peacock.

LA PESADILLA DE UNA NOCHE DE VERANO

En mayo de 1816 Percy Shelley decidió llevar a Mary al pueblo suizo de Cologny, en las orillas del Lago Leman, convencido de que su soleado clima ayudaría a levantarle el ánimo, que también había mejorado desde el nacimiento del segundo hijo de la pareja, William, en enero de ese mismo año. Fueron invitados a la elegante Villa Diodati por el poeta Lord Byron, que había empezado una aventura con Claire, la hermanastra de Mary.

Contrariamente a lo esperado el clima de ese año fue terrible, tanto que 1816 se conocería como “el año sin verano”: la lluvia les impedía salir de la mansión, a menudo durante días enteros. Así, lo que debían ser unas divertidas vacaciones se convirtieron en una serie de veladas junto al fuego en las que el grupo se entretenía leyendo historias de fantasmas. Y fue en una de esas veladas donde nació el germen del monstruo que perseguiría a Mary el resto de su vida: Byron propuso al grupo que cada uno escribiera una historia de terror; sin embargo, a ella no se le ocurría ninguna idea y empezó a sufrir una creciente ansiedad.

Una noche, la conversación derivó hacia la naturaleza de la vida y si esta podía ser generada de forma artificial. Cuando Mary se fue a dormir, de repente tuvo una visión que definió como “un siniestro terror”: “Vi al pálido estudiante de las artes prohibidas arrodillado junto a la cosa que había creado. Vi el espantoso fantasma de un hombre tendido, y luego, por obra de algún potente mecanismo, mostró signos de vida y se agitó con un movimiento inquieto y antinatural. Espantoso como era; porque sumamente espantoso sería cualquier esfuerzo humano para burlarse del mecanismo estupendo del Creador del mundo”.

Inmediatamente empezó a trabajar en lo que suponía que sería solo un pasatiempo pero acabaría convirtiéndose en la obra por la que sería recordada. La historia crecía alimentada por los propios fantasmas de Mary; el sentimiento de pérdida por la muerte de su madre y su primera hija y la separación de su padre dieron luz a una novela sobre la muerte y la vida, la responsabilidad de la paternidad y las consecuencias de desafiar al orden establecido: Frankenstein o el moderno Prometeo, la historia de un hombre atormentado que desafía a la propia naturaleza, crea un ser destinado a no tener lugar en el mundo, lo rechaza junto con su responsabilidad por haberlo creado y, finalmente, causa la muerte de sus seres más queridos y lo condena a la soledad.

Mary volcó sus trágicas experiencias en la historia de Viktor Frankenstein, un hombre atormentado que desafía a la propia naturaleza y crea un ser destinado a no tener lugar en el mundo. Años después diría: “¿Cómo pude yo, entonces una muchacha joven, idear y explayarme en una idea tan horrible?”

La novela se publicó por primera vez en 1818 y el hecho de que se hiciera anónimamente da una idea de lo escandalosa que resultaba incluso para su propia autora, que diría años después: “¿Cómo pude yo, entonces una muchacha joven, idear y explayarme en una idea tan horrible?” A pesar de ese sentimiento de horror, la segunda edición ya llevaba su nombre y en ediciones posteriores publicadas a partir de 1831, Mary sometió su creación a una revisión profunda y la purgó de algunos de sus pasajes más perturbadores.

PERSEGUIDA POR LA DESGRACIA

A pesar de sus ideas liberales sobre el matrimonio, a su regreso de Suiza la pareja se casó para contentar a sus familias; así, Mary Godwin se convirtió en Mary Shelley, el nombre por el que sería recordada. El matrimonio supuso un punto de inflexión agridulce: por una parte permitió la reconciliación con su padre, pero por otro lado fue precedido por el suicidio de la anterior esposa de Percy. Y es que la muerte no daba tregua a Mary: en 1816 se suicidó su hermana Fanny Imlay, hija de su madre antes de que se casara con Godwin. En 1818, mientras los Shelley se encontraban de viaje por Italia, su hijo William enfermó y murió; en 1819 lo haría también Clara, su tercera hija; y finalmente, en 1822 sufrió un aborto en el que casi perdió la vida ella misma a causa de la hemorragia. El golpe final llegaría ese mismo año, cuando Percy Shelley desapareció durante una excursión en velero; tres días después, su cuerpo apareció en una playa de la Toscana.

Esa serie de desgracias la sumieron en una profunda depresión de la que ya nunca se recuperaría del todo. Abandonó Italia, el país que le había arrebatado a su marido y a dos de sus hijos, y regresó a Inglaterra en compañía de su cuarto hijo, Percy Florence Shelley, el único que llegaría a la vejez. Desde entonces se ganaría la vida con la escritura, pero su situación era precaria ya que no solo tenía que ocuparse de ella y de su hijo, sino que también ayudaba a su padre a hacer frente a sus deudas.

Mary Shelley escribió todo tipo de obras, pero solo uno de sus libros permanecería en la memoria colectiva: Frankenstein.

La muerte de William Godwin en 1844 aligeró su carga económica y les proporcionó una modesta herencia. Sin embargo, desde hacía unos años Mary sufría síntomas cada vez más frecuentes de lo que su médico sospechaba que era un tumor cerebral. Cuando su hijo Percy Florence se casó, ella se retiró a vivir con él y su esposa hasta el 1 de febrero de 1851, fecha en la que finalmente también a ella la alcanzó la muerte que la había perseguido siempre.

Durante los años que vivió en Inglaterra, Mary Shelley había escrito todo tipo de obras: novela histórica, diarios de viaje, bibliografías, historias cortas de géneros variados y ensayos. Al mismo tiempo se dedicó a traducir y editar obras de otros autores -como Lord Byron- y a promocionar las que había escrito su marido, con más éxito del que él mismo había tenido en vida e, irónicamente, disminuyendo el suyo propio como resultado. Aunque en vida fue una escritora conocida, tras su muerte solo uno de sus libros permanecería en la memoria colectiva: Frankenstein, la historia en la que había volcado sus propios monstruos en ese verano lluvioso de 1816.

LEE TAMBIÉN: DEVOLUCIÓN DE LA ONP TAMBIÉN SALDRÁ

UNA ESCANDALOSA HUIDA

Entre el grupo de intelectuales de los que Godwin se rodeaba estaba Percy Bysshe Shelley, un joven que consideraba al escritor como un padre intelectual y que llegó a ocuparse de sus deudas durante un tiempo. Era 1814 y Mary Godwin tenía 16 años, cinco menos que aquel muchacho que se convirtió en su primer y gran amor. La relación desde el principio tuvo tintes escandalosos: para escapar a las miradas se daban cita en un cementerio, donde probablemente Mary quedó embarazada de él. Shelley estaba en una posición delicada puesto que estaba casado -y además, su esposa también estaba embarazada- y ya no podía seguir pagando las deudas de William Godwin.

La solución que encontraron los dos amantes fue fugarse y llevarse con ellos a Claire Clairmont, la hermanastra adolescente de Mary: ambas se llevaban bien a pesar de la mala relación que había con su madre y, a la vista de los acontecimientos futuros, probablemente Shelley también estaba interesado en ella. Viajaron hasta la ciudad suiza de Lucerna, pero la aventura fue breve ya que carecían del dinero para subsistir: en menos de tres meses estaban de vuelta en Inglaterra, donde les esperaba un fuerte rechazo, incluso por parte de William Godwin.

Los tres vivieron durante más de un año en una relación de amor libre, subsistiendo gracias a las rendas familiares de Shelley. En ese tiempo, Mary sufrió un duro golpe que se repetiría varias veces a lo largo de su vida: la muerte de su hija, nacida de forma prematura, que la sumergió en una profunda depresión. La muerte la había acompañado desde su nacimiento y, en su huida hasta Suiza, había tenido ocasión de verla en primera persona en una Europa devastada por las Guerras Napoleónicas. En su mente empezaron a nacer los monstruos a los que pronto daría forma.

LA PESADILLA DE UNA NOCHE DE VERANO

En mayo de 1816 Percy Shelley decidió llevar a Mary al pueblo suizo de Cologny, en las orillas del Lago Leman, convencido de que su soleado clima ayudaría a levantarle el ánimo, que también había mejorado desde el nacimiento del segundo hijo de la pareja, William, en enero de ese mismo año. Fueron invitados a la elegante Villa Diodati por el poeta Lord Byron, que había empezado una aventura con Claire, la hermanastra de Mary.

Contrariamente a lo esperado el clima de ese año fue terrible, tanto que 1816 se conocería como “el año sin verano”: la lluvia les impedía salir de la mansión, a menudo durante días enteros. Así, lo que debían ser unas divertidas vacaciones se convirtieron en una serie de veladas junto al fuego en las que el grupo se entretenía leyendo historias de fantasmas. Y fue en una de esas veladas donde nació el germen del monstruo que perseguiría a Mary el resto de su vida: Byron propuso al grupo que cada uno escribiera una historia de terror; sin embargo, a ella no se le ocurría ninguna idea y empezó a sufrir una creciente ansiedad.

Una noche, la conversación derivó hacia la naturaleza de la vida y si esta podía ser generada de forma artificial. Cuando Mary se fue a dormir, de repente tuvo una visión que definió como “un siniestro terror”: “Vi al pálido estudiante de las artes prohibidas arrodillado junto a la cosa que había creado. Vi el espantoso fantasma de un hombre tendido, y luego, por obra de algún potente mecanismo, mostró signos de vida y se agitó con un movimiento inquieto y antinatural. Espantoso como era; porque sumamente espantoso sería cualquier esfuerzo humano para burlarse del mecanismo estupendo del Creador del mundo”.

Inmediatamente empezó a trabajar en lo que suponía que sería solo un pasatiempo pero acabaría convirtiéndose en la obra por la que sería recordada. La historia crecía alimentada por los propios fantasmas de Mary; el sentimiento de pérdida por la muerte de su madre y su primera hija y la separación de su padre dieron luz a una novela sobre la muerte y la vida, la responsabilidad de la paternidad y las consecuencias de desafiar al orden establecido: Frankenstein o el moderno Prometeo, la historia de un hombre atormentado que desafía a la propia naturaleza, crea un ser destinado a no tener lugar en el mundo, lo rechaza junto con su responsabilidad por haberlo creado y, finalmente, causa la muerte de sus seres más queridos y lo condena a la soledad.

La novela se publicó por primera vez en 1818 y el hecho de que se hiciera anónimamente da una idea de lo escandalosa que resultaba incluso para su propia autora, que diría años después: “¿Cómo pude yo, entonces una muchacha joven, idear y explayarme en una idea tan horrible?” A pesar de ese sentimiento de horror, la segunda edición ya llevaba su nombre y en ediciones posteriores publicadas a partir de 1831, Mary sometió su creación a una revisión profunda y la purgó de algunos de sus pasajes más perturbadores.

PERSEGUIDA POR LA DESGRACIA

A pesar de sus ideas liberales sobre el matrimonio, a su regreso de Suiza la pareja se casó para contentar a sus familias; así, Mary Godwin se convirtió en Mary Shelley, el nombre por el que sería recordada. El matrimonio supuso un punto de inflexión agridulce: por una parte permitió la reconciliación con su padre, pero por otro lado fue precedido por el suicidio de la anterior esposa de Percy. Y es que la muerte no daba tregua a Mary: en 1816 se suicidó su hermana Fanny Imlay, hija de su madre antes de que se casara con Godwin. En 1818, mientras los Shelley se encontraban de viaje por Italia, su hijo William enfermó y murió; en 1819 lo haría también Clara, su tercera hija; y finalmente, en 1822 sufrió un aborto en el que casi perdió la vida ella misma a causa de la hemorragia. El golpe final llegaría ese mismo año, cuando Percy Shelley desapareció durante una excursión en velero; tres días después, su cuerpo apareció en una playa de la Toscana. Esa serie de desgracias la sumieron en una profunda depresión de la que ya nunca se recuperaría del todo. Abandonó Italia, el país que le había arrebatado a su marido y a dos de sus hijos, y regresó a Inglaterra en compañía de su cuarto hijo, Percy Florence Shelley, el único que llegaría a la vejez. Desde entonces se ganaría la vida con la escritura, pero su situación era precaria ya que no solo tenía que ocuparse de ella y de su hijo, sino que también ayudaba a su padre a hacer frente a sus deudas.

La muerte de William Godwin en 1844 aligeró su carga económica y les proporcionó una modesta herencia. Sin embargo, desde hacía unos años Mary sufría s��ntomas cada vez más frecuentes de lo que su médico sospechaba que era un tumor cerebral. Cuando su hijo Percy Florence se casó, ella se retiró a vivir con él y su esposa hasta el 1 de febrero de 1851, fecha en la que finalmente también a ella la alcanzó la muerte que la había perseguido siempre.

Durante los años que vivió en Inglaterra, Mary Shelley había escrito. todo tipo de obras: novela histórica, diarios de viaje, bibliografías, historias cortas de géneros variados y ensayos. Al mismo tiempo se dedicó a traducir y editar obras de otros autores -como Lord Byron- y a promocionar las que había escrito su marido, con más éxito del que él mismo había tenido en vida e, irónicamente, disminuyendo el suyo propio como resultado. Aunque en vida fue una escritora conocida, tras su muerte solo uno de sus libros permanecería en la memoria colectiva: Frankenstein, la historia en la que había volcado sus propios monstruos en ese verano lluvioso de 1816.

Encuentra más contenido siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

  • ARIES

    21/03 - 20/04

    Deje de preocuparse por ese pequeño inconveniente que lo tortura hace días. Hoy su intuición le dirá cómo debe actuar frente a lo que tenga que vivir.

  • TAURO

    21/04 – 21/05

    Debería comenzar a quererse más en la vida. Durante esta jornada, tendrá que empezar a amarse a usted mismo sin esperar nada a cambio de los demás.

  • GÉMINIS

    22/05 – 22/06

    Prepárese, ya que su ritmo de vida social y el exceso de trabajo lo sumergirán en un mundo material que lo mantendrá insatisfecho. Busque algún pasatiempo.

  • CÁNCER

    23/06 – 23/07

    Intente cultivar su mundo interior y no se apresure a tomar decisiones que puedan afectar su futuro. Si necesita ayuda, pida un consejo a ese amigo.

  • LEO

    24/07 – 23/08

    No pierda tiempo en cosas que no valen la pena y empiece a pensar en su futuro. Aproveche esta nueva etapa para innovar y cambiar de rumbo su vida cotidiana.

  • VIRGO

    24/08 - 23/09

    Será un período óptimo para comenzar a madurar en su vida personal. Intente realizar actividades que le llenen el alma y le fortalezcan su espíritu.

  • LIBRA

    24/09 - 23/10

    No es momento para renunciar a sus propósitos y así logrará el éxito rotundo. Llegó el día en el que se sentirá consolidado y estimulado para seguir adelante.

  • ESCORPIO

    24/10 - 22/11

    Aprenda que no conseguirá nada si no empieza a luchar por lo que quiere. No se agote en el intento, siempre los resultados justifican los esfuerzos.

  • SAGITARIO

    23/11 - 21/12

    Si las cosas no salen como usted esperaba, podría decepcionarse fácilmente. Intente pensar un poco más en los demás y no solo en sus propios deseos.

  • CAPRICORNIO

    22/12 - 20/01

    Su visión lo ayudará a descubrir la verdad que usted no ve a simple vista. Desconfíe de aquellos que repentinamente le ofrecen todo tipo de ayuda.

  • ACUARIO

    21/01 - 19/02

    Aproveche su sensación optimista para iniciar cualquier actividad que haya postergado hace tiempo. De esta forma, estimulará su creatividad al máximo.

  • PISCIS

    20/02 - 20/03

    Procure manejar las cuestiones profesionales con mayor racionalidad en la vida. Sepa que necesitará ser más sensato en el análisis de su situación laboral.