EL SECRETO DE LA VIDA EN LA TIERRA PODRÍA ESTAR EN LA LUNA

Científicos ponen en marcha un proyecto para analizar la evolución de la vida a partir de ADN presente en rocas terrestres que acabaron en el satélite.

A+

La Luna nos mira desde la distancia desde hace millones de años. Desde su perspectiva privilegiada, ha visto cómo la vida nacía, se asentaba y se extendía por todo el planeta. Tanto es así que en la Luna pueden estar algunas de las claves de cómo la vida surgió y evolucionó en nuestro planeta.

Es lo que estiman un grupo de investigadores que han puesto en marcha un curioso proyecto. Estos científicos consideran que gran parte de las rocas que pueblan la superficie lunar tuvieron su origen en la Tierra. Por ejemplo, están convencidos de que buena parte del material que salió despedido tras el impacto que mató a los dinosaurios hace unos 65 millones de años, acabó en nuestro satélite.

LEE TAMBIÉN: MARTE: PARTE DEL AGUA ANTIGUA ESTARÍA ATRAPADA EN SU CORTEZA

Y esas rocas pueden tener grandes secretos sobre la evolución en nuestro planeta. Con los impactos en la Tierra, bacterias, microplantas, gusanos, salieron proyectados y acabaron en la Luna. Y allí llevan intactos desde hace millones de años.

ADN eterno

La diferencia es que el ADN raramente sobrevive en la Tierra más de un millón de años. Sin embargo, los científicos estiman que en la Luna, con temperaturas bajo cero y si han conseguido mantenerse sin exposición a los rayos ionizantes del Sol, pueden perdurar por toda la eternidad.

Parte de sus conclusiones provienen de rocas lunares que los astronaturas de los proyectos Apollo trajeron consigo. Al menos una de estas rocas no cabe duda que tiene origen terrestre.La

El resto se basa en cálculos y estimaciones. Esto les lleva a pensar que en cada 100 kilómetros cuadrados de superficie lunar, hay unos 28.000 kilos de roca terrestre.

El reto es cómo hacer para que esas rocas regresen a la Tierra y puedan ser estudiadas. No está solo el problema de llegar hasta allí: también de preservarlos, porque su entrada en la Tierra podrían suponer la destrucción del ADN que se pretende estudiar.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.