TODOS LOS SECRETOS DE LA ESPIRULINA

Conoce sus poderosas propiedades curativas.

11-1
11-2
Martes 5 de Noviembre del 2019 | 3:41 pm

La espirulina es una pequeña alga unicelular de forma espiral. Su color deriva del pigmento verde de la clorofila y el azul de la proteína ficocianina. Esta crece de forma natural en el agua alcalina salados y salobres de las zonas subtropicales, pero también se cultivan para su uso comercial.

Hay pruebas de que existe desde hace 3,600 millones de años y ha sido una fuente de alimento durante siglos.

PROPIEDADES CURATIVAS

– Es una fuente importante de vitaminas A, B2 y E, hierro, cinc, ácidos grasos poliinsaturados y betacarotenos y es muy rica en aminoácidos (contiene un 50 a 70% de proteínas).

Es necesario observar que estas proteínas son completas, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales, además de algunos no esenciales.

Desde este punto de vista, la espirulina es similar a las proteínas animales, pero no contiene las grasas saturadas ni los residuos de hormonas o antibiótico que sí que existen en algunas carnes.

– En la espirulina, existen cantidades significativas de ácido gamma linolénico. Este ácido graso esencial puede ser usado por el organismo para formar productos antiinflamatorios y antiproliferativos.

– Es potencialmente útil en pacientes con artritis reumatoide y en la neuropatía periférica y diabética. También desempeña un papel en la disminución de los triglicéridos y en el aumento del colesterol bueno o HDL.

– La espirulina, como se ha mencionado antes, es una buena fuente de hierro y zinc. Un estudio realizado en ratas demostró que las que consumían espirulina tenían una absorción equivalente o mejor de hierro que las que recibían suplementos de sulfato ferroso.

– Un estudio en mujeres con deficiencia de hierro puso de manifiesto una buena respuesta al suplemento de hierro con espirulina, aunque las cantidades empleadas fueron grandes (4 g después de cada comida). De forma similar, un estudio realizado en niños deficitarios en cinc demostró que los que tomaban espirulina tenían una respuesta mejor que los que tomaban sulfato de cinc y con menos efectos secundarios.

– Se considera que espirulina refuerza el sistema inmunitario. Diversos estudios en animales parecen apoyar la estimulación tanto de la inmunidad productora de anticuerpos como de la inmunidad celular.

– El crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas, incluyendo los lactobacilos, parece ser estimulado por el consumo de espirulina, según un estudio realizado en ratas, en las que además se demostró una mejoría en la absorción de la vitamina B.

– El colesterol, los lípidos séricos y las lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL) pueden reducirse con un consumo mínimo, aunque significativo, de espirulina.

– La espirulina también parece ser útil en el tratamiento de la leucoplaquia oral, un trastorno pre-canceroso que se manifiesta por la aparición de manchas blancas en la boca. De acuerdo con estudios realizados en animales, mejora el carcinoma oral (cáncer de boca) inducido experimentalmente.

– La espirulina  favorecer la pérdida de peso por su efecto saciante. Igualmente, ayuda a las personas que sufren de hipotiroidismo.

– La espirulina tiene la mayor concentración de evercetina que se encuentra en una fuente natural. Se trata de un potente antioxidante y antiinflamatorio que se puede utilizar para mejorar los síntomas de sinusitis y asma.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.