LA MORINGA ES EL ÁRBOL DE LA VIDA

Previene anemia, diabetes, protege el corazón y la piel. También mejora las defensas del organismo y favorece la producción de colágeno.

A+

La moringa es un árbol generoso. Todas sus partes, corteza, hojas, raíz, frutos, vainas, flores, semillas, se utilizan para curar o prevenir varias enfermedades, como el asma o los dolores en las articulaciones.

Su parte más utilizada es la hoja y sus aplicaciones terapéuticas son múltiples, mejora la respiración, reduce estrés, pérdida de peso y controla los niveles de glucosa en la sangre.

PROPIEDADES

La moringa posee más de 40 antioxidantes, entre los que destacan la vitamina A y la quercitina. La vitamina A se halla en forma de betacaroteno, un potente antioxidante que protege la piel, las mucosas y órganos como la vejiga.

La quercitina refuerza el poder anticancerígeno y antidegenerativo de la moringa. Tiene acción antioxidante, antiinflamatoria. Posee capacidad analgésica. Se considera un buen vasodilatador. Es un buen antibiótico. Sirve como antifúngico.

BENEFICIOS

El árbol tiene proteínas, grasas, vitaminas y minerales. El extracto de semilla de moringa inhibe el crecimiento bacteriano, y puede ser usado para purificar el agua. Es eficaz para regular la presión arterial, debido a sus componentes de polifenoles y flavonoides.

Regula la presión arterial, pues ayuda a relajar vasos sanguíneos y optimiza la circulación de la sangre. Por su elevada cantidad de hierro que tienen sus hojas, favorece el aumento de los glóbulos rojos, la hemoglobina, el hematocrito y los niveles de hierro en la sangre.

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.