JUGO DE CEBOLLA CONTRA BRONQUITIS

A+

La cebolla es una de las hortalizas más conocidas y consumidas en el mundo. Además, sus beneficios médicos datan de épocas antiguas, pues griegos y romanos la
usaban para curar la tos, el resfriado y el mal de garganta y, junto con un poco de sal, era un desayuno habitual, además de ser usada en la preparación de innumerables platos.

PARA MALES BRONQUIALES
La cebolla inhibe ciertas sustancias que promueven la inflamación de los bronquios. En pruebas se encontró que un extracto de cebolla redujo su respuesta asmática
a alérgenos inhalados. La cebolla contiene un flavonoide llamado quercetina que ayuda a relajar los bronquios. También inhibe la multiplicación de células que producen
histamina, una sustancia que promueve la inflamación y la hinchazón. La cebolla también contiene otras sustancias llamadas isotiocinatos que poseen un efecto antiasmático.

AFECCIONES RESPIRATORIAS
Asimismo, se le atribuyen otras conocidas propiedades medicinales:
es expectorante, depurativa, digestiva, diurética y antiséptica. Cocida suele tomarse para aliviar afecciones respiratorias como congestión en los bronquios y para aliviar la tos –ayuda a expectorar en el caso de que la tos no sea capaz de ayudarnos a expulsar las mucosidades.