COMIDA INKA CURA DIABETES

Supere anemia, menopausia, obesidad, raquitismo, menopausia y prevenga el cáncer.

11-1
11-2 silueta
11-3
Viernes 6 de Septiembre del 2019 | 3:27 pm

Deiter Linares Guerrero, director de Perú Natural (www.perunatural.pe), comenta que debemos apreciar el gran legado del pueblo inca y recuperar sus súper alimentos. Si comparamos nutricionalmente a la quinua o la kiwicha con el arroz o el trigo, casi podríamos decir que es como la salud y la enfermedad. Mientras que los granos incas aportan proteínas, calcio, antocianinas anticancerígenas.

El trigo y el arroz básicamente engordan y propician la aparición de la diabetes. Lo más inteligente que un peruano puede hacer es reemplazar el pan por la racacha (alta en magnesio, calcio y hierro) o el camote (rica en pro vitamina A y en fibra limpia-colon).

No hay ninguna excusa para seguir usando los fideos si tenemos a la kiwicha que al ser tostada y sancochada parece una pasta natural. La kiwicha -por si fuera poco- aumenta la talla de niños y estimula su inteligencia por las grasas saludables que contiene. Para un desayuno nada más saludable y fácil de cocinar que la kañiwa entera.

Este producto del altiplano contiene un hierro de fácil asimilación que podría acabar con la desnutrición en el Perú. La racacha es una raíz andina con su centro de origen en Cajamarca. Casi nadie sabe que contiene casi 1000 mg de magnesio por cada cien gramos de producto. O que es casi catorce veces más rica en calcio que la papa. O que su hierro y provitamina A son súper abundantes.

Mientras en el Perú la racacha es casi desconocida en Brasil y Colombia se emplea masivamente con una producción cercana a las 90 mil toneladas anuales. Linares comenta que la racacha puede ser empleada para las papillas de los bebes por contener un fino almidón de solo cinco micras. Son microcápsulas naturales de magnesio, calcio, hierro y pro vitamina A. Existen 36 variedades de racacha peruana. Esta la blanca, la amarilla, la morada, la blanca con centro morado, la amarilla con centro igual del color purpura.

Y para prevenir el cáncer nada mejor la alta concentración de vitamina C que nos aporta el sanky. Este maravilloso cactus fue redescubierto en 2006 por Deiter Linares, director de Perú Natural, si quiere desterrar los resfríos de su vida no tiene más que licuar tres sankys con algo de miel de abeja. Realmente es como una vacuna natural contra cualquier mal del sistema respiratorio. En especial el asma y las alergias. En suma: es un deber de cada familia peruana reutilizar las maravillas que el mundo inca nos legó luego de miles de años de domesticación de las plantas nativas.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.