CHIRIMOYA CONTRA LA ANEMIA Y REUMATISMO

Fruta es indicada además para controlar el colesterol y estimular la memoria.

Viernes 4 de Octubre del 2019 | 10:50 am

La chirimoya es rica en proteínas, vitaminas B1 y B2, calcio, hierro y fósforo. A continuación te contamos como preparar un jugo para las personas que tienen anemia o debilidad.

JUGO

Preparación: Licuar 200 gramos de pulpa de chirimoya, 100 gramos de plátano palillo o plátano rojo (ambos son ricos en hierro), 200 mililitros de jugo de granadilla colado y extracto de alfalfa.

Recomendaciones: Tomar esta frutoterapia por siete días en ayunas por las mañanas. Descansar tres días y seguir siete días más. Si gusta puede agregar pulpa o harina de lúcuma al gusto para mejorar el sabor.

PROPIEDADES NUTRICIONALES

Junto con la guanábana y la lúcuma, la chirimoya era apreciada en las culturas pre incas y así lo atestiguan los huacos y telares con su imagen. La pulpa blanca y cremosa  posee  textura carnosa, blanda y de sabor dulce, a veces descrita como una mezcla entre la piña, el mango y la fresa. Su  alto valor nutritivo se explica por el elevado contenido de azúcares (glucosa y fructuosa), que llega hasta el 20%, y el de proteínas, superior al de muchas otras frutas, que alcanza el 2%. Vitaminas A, C.  B1, B2, calcio (25-32 mg), hierro (0.5 mg) y fósforo (37 mg) y  potasio (264 mg)

Se le recomienda en aplicaciones dietéticas en pediatría en forma de puré o zumo debido al calcio, fósforo y hierro que posee y a los azucares y proteínas que le acompañan, sin olvidar su gran valor vitamínico en vitaminas del grupo B y la vitamina C y pequeñas cantidades de la A.

No tiene colesterol, y debido a la fibra que contiene ejerce un efecto intestinal muy positivo arrastrando el colesterol malo y absorbiendo al mismo tiempo ácidos biliares y regulando la flora intestinal.

Las chirimoyas ayudan a evacuar de forma profusa y con ligera producción de gases por lo que algunos creen erróneamente  que les sienta mal cuando en realidad está ayudando a corregir un problema intestinal.

Por su contenido en fibra y de Hidratos de carbono tiene un efecto saciante evitando el  hambre y, además, es  regulador del nivel de glucosa en sangre al dilatar la asimilación de los azucares.

Su riqueza en hierro hacen a la chirimoya recomendable para las personas que sufren anemia, descalcificación o debilidad orgánica,  Produce un efecto inmediato de calcificación en la dentadura y muy apropiada en casos de osteoporosis como remineralizante.

En pediatría es muy útil en niños en épocas de crecimiento o en caso de enfermedades crónicas.

La riqueza en vitamina C facilita la curación de las enfermedades artríticas, reumáticas y digestivas (Gastritis, enteritis). Tiene acción tónica y estimulante sobre personas decaídas o fatigadas.

Al ser equilibradora del sistema nervioso ejerce una acción ansiolítica y tranquilizante. La chirimoya también calma los espasmos y contracciones estomacales.

Su contenido de  fósforo es muy adecuado para estudiantes y niños pues refuerza la memoria y todos los procesos de la inteligencia.  Por la misma razón es adecuada en ancianos.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.