ALCACHOFA CONTRA LA DIABETES

Constituye un alimento excelente, sobre todo para quienes sufren este mal.

11-1
11-3
Miércoles 19 de Junio del 2019 | 4:42 pm

La alcachofa es una planta herbácea muy próxima al cardo común en cuanto a morfología. Como planta, vuelve a brotar todos los años pasado el invierno y echa un rosetón de grandes hojas profundamente segmentadas aunque menos divididas que las del cardo y con menos espinas.

Estas hojas tienen color verde claro y están cubiertas en la cara inferior de unas hebrillas blancas muy finas, las cuales forman como una telaraña que emblanquece aún más el color de las hojas. El tallo es rollizo, con pocas hojas, y en lo alto aparecen unas cabezuelas muy grandes que son las alcachofas, recubiertas de numerosas brácteas coriáceas.

COMPONENTES:

Ácidos: cafeoilquínico y dicafeoilquínico, cafeico, linoleico, oleico, pantoténico. (Flor) ferúlico (planta.)

Vitaminas: B (Niacina, Ribofamina, Thiamina, B6)

Minerales: hierro, magnesio, fósforo, potasio.

 

PROPIEDADES MEDICINALES:

– USO INTERNO

* Hígado y bilis: Protege al hígado y ayuda a su recuperación en caso de enfermedad hepática (cirrosis, hepatitis, insuficiencia hepática, intoxicación, etc.). Favorece la función biliar: Los ácidos cafeico, linoleico y oleico intervienen en su poder hepato-protector y el ácido cafeolquínico son el que aporta un valor colerético, es decir de estimulación de la bilis.

* Colesterol, hipertensión, arteriosclerosis: Su virtud principal radica en la capacidad que le proporcionan sus ácidos para reducir el nivel de colesterol en la sangre, disminuir la presión arterial, y también para prevenir la arteriosclerosis, con lo cual previene el riesgo de enfermedad vascular o ayuda a la recuperación después de algún accidente de este tipo, como infarto, angina de pecho,… etc.

* Antidiabética: Rebaja el nivel de azúcar en la sangre y previene o ayuda a combatir la diabetes.

* Diurético: Favorece la eliminación de líquido en el cuerpo, por lo que resulta interesante no solamente en caso de obesidad, sino también en aquel conjunto de dolencias que mejoran con la eliminación de agua y la consiguiente eliminación de toxinas y especialmente el ácido úrico: enfermedades circulatorias, hepáticas, gota, artritis, etc.

* Anticancerígeno: Estudios recientes han demostrado la influencia que tienen los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides en la prevención o mejoría de los procesos cancerosos.

 

– USO EXTERNO

Sequedad en los ojos: La decocción de alcachofa ayuda a fortalecer los ojos y puede servir como colirio natural en casos de sequedad ocular.

 

OTROS USOS

Las alcachofas son un alimento muy conveniente. Conviene comerlas crudas, en ensalada para aprovechas todas sus propiedades. Si se hierven, se debe beber el caldo resultante para no desaprovechar sus valores. Las alcachofas al horno o a la brasa, bañadas en aceite de oliva, resultan altamente deliciosas y medicinales por el alto contenido, tanto de la alcachofa como de la aceituna en ácido oleico.

 

CUIDADO

Aunque en ningún caso es tóxica, se desaconseja su utilización en las lactantes, porque su uso conlleva la disminución de la producción de la leche.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.