AJO PARA EL HÍGADO Y CONTRA PARÁSITOS

Conozca otros beneficios de esta planta curativa.

El ajo contiene glucósido sulfurado, aluna, enzima, vitaminas A, B1, B2, C y niacina.
A+

El ajo es originario de las estepas de Asia central y fue muy empleado por los egipcios y los griegos. Éstos lo apreciaban ya como una fuente de fortaleza física y lo incluían en la dieta de esclavos y atletas para incrementar su vitalidad.

Hasta preparaban collares de ajo y se los ponían a los niños para protegerlos de los parásitos.

De la planta se conocen especialmente sus bulbos, que se presentan en grupos de seis a doce dientes que se encuentran a su alrededor los cuales están recubiertos de una fina película formando la cabeza

El ajo contiene glucósido sulfurado, aluna, enzima, vitaminas A, B1, B2, C y niacina.

Las sustancias sulfúricas contenidas en el ajo son altamente volátiles y, transportadas por la sangre impregnan todos los órganos y tejidos del cuerpo en particular aquellos a través de los cuales estas sustancias son eliminadas como los riñones, pulmones, bronquios y piel.