ACEITE DE COCO CONTROLA EL COLESTEROL

También ayuda a mejorar la digestión y fortalece el sistema inmunológico.

Lunes 31 de Agosto del 2020 | 1:58 pm

El aceite de coco es un aceite vegetal que se extrae de la pulpa de color blanco que está en el interior del fruto del coco. Tiene numerosos beneficios para nuestra salud, sobre todo en lo referido a cuidar nuestro aspecto de manera natural, y esto se debe a sus buenas propiedades, entre las que encontramos su poder:

Antioxidante. Es un buen aliado para combatir los efectos de los radicales libres.

Anti-bacteriano. El aceite de coco posee propiedades anti-bacterianas que nos ayudarán a combatir las bacterias responsables de la aparición de úlceras, infecciones de garganta, infecciones de orina o enfermedades de las encías, entre otras.

Anti-microbiano. Lo que nos ayudará a prevenir la propagación de células cancerígenas y mejorar nuestro sistema inmune.

OTROS BENEFICIOS

1. Mejora tu digestión

Aunque el aceite de coco contiene un alto nivel de grasa saturada, ésta es de la que está compuesta por ácidos grasos de cadena media, que tienen mayor facilidad para digerirse si las comparamos con otros tipos de grasas.

Este aceite vegetal es capaz de prevenir diversos problemas de estómago relacionados con la digestión, siendo beneficioso y de gran ayuda para mejorar los problemas de indigestión en casos de enfermedades intestinales o pancreáticas.

Además, el aceite de coco también facilita la absorción de otros nutrientes como vitaminas, minerales y aminoácidos.

2. Fortalece nuestro sistema inmunológico

Aproximadamente la mitad de los ácidos grasos del aceite de coco son ácido láurico, que junto a la monolaurina son los componentes que pueden eliminar los agentes patógenos nocivos, tales como bacterias, hongos o virus, que son los responsables de dolencias como por ejemplo la gripe o el herpes. Esto sin duda será de gran ayuda para prevenir posibles infecciones y fortalecer nuestro sistema inmunológico.

3. Mejora los niveles de colesterol

El aceite de coco contiene grasas saturadas saludables que pueden mejorar los niveles de colesterol en tu cuerpo, aumentando el colesterol “bueno” HDL y haciendo que el colesterol LDL “malo” sea menos dañino. De esta forma, siempre que lo consumamos de manera moderada, estaremos protegiéndonos contra posibles enfermedades del corazón.