Walter Medizabal
Consultorio Jurídico

INFIDELIDAD Y CORONAVIRUS

Sábado 21 de Marzo del 2020 | 8:30 am

Doctor, a mi esposo, lo encontré con otra mujer lo cual me llevó a correr a ésta, de mi hogar a las 9 de la noche en pleno toque de queda, ésta encima me quiere denunciar por exponerla a peligro y demandar la desposesión ¡sí, de mi casa!, porque a ella mi cónyuge le prometió que se divorciaría y se quedaría en la casa por lo que estaba como poseedora esa noche. Como antecedente le explico que soy enfermera y volvía a casa por haberme sido imposible ir a mi centro de trabajo, lo que fue justificado, por eso retornaba imprevistamente. ¿Cuál es la situación legal ante esta infidelidad? y ¿Qué prever ante lo que la “otra” quiere promover?

RESPUESTA:

Lo que su cónyuge ha cometido es adulterio y esa es una causal de separación de cuerpos o de divorcio establecido en el inciso 1 del artículo 333 del código Civil (si se entera si se ha casado por segunda vez hasta podría denunciarlo por bigamia, art. 139 del Código Penal con pena hasta 4 años)

Según me describe lo que pretende denunciar la “infiel” al correrla de la casa en pleno toque de queda es por tipo penal de Exposición o abandono peligroso configurado en el art. 125° C.P. “El que expone a peligro de muerte o de grave e inminente daño a la salud o abandona en iguales circunstancias…” En puridad no configuraría porque falta el elemento objetivo.

Si pretende denunciarla, que en pleno toque de queda y por su accionar de arrojarla a la calle, la obliga a incurrir a ella en el supuesto del art. 368 C.P.

“El que desobedece o resiste la orden legalmente impartida por un funcionario público en el ejercicio de sus atribuciones…”. No procedería, porque no es hecho propio, y por cierto, creo, ¿ella dijo que tenía coronavirus? Si le atribuye que la obligó a incumplir con el aislamiento social impuesto, por violación de medidas sanitarias establecido, art. 292 C.P. “El que viola las medidas impuestas por la ley o por la autoridad para la introducción al país o la propagación de una enfermedad o epidemia o de una epizootía o plaga…” porque, no hubo la intencionalidad de su parte por un hecho propio

¡Peor para ella!

No puede demandarla por la promesa de su marido (dizque era actual poseedora), simple, usted aplicó la defensa posesoria extrajudicial conforme al art. 920º del Código Civil, y no puede ser al contrario por el “animus domini”.