Walter Medizabal
Consultorio Jurídico

CORRUPTOS NO PUEDEN OBJETAR PRUEBA PROHIBIDA

Sábado 17 de Octubre del 2020 | 8:30 am

Doctor, en casos de corrupción, muchos se oponen por las llamadas pruebas obtenidas ilícitamente, ¿es justo?

RESPUESTA:

La prueba ilícita se configura cuando en la obtención de la fuente de prueba se transgrede un derecho fundamental del imputado. La prueba irregular se produce cuando se viola una norma de carácter procesal al ingresar una prueba al proceso. Para su incorporación se tiene en consideración lo que estableció doctrinariamente el Pleno Jurisdiccional Superior Nacional Penal de Trujillo en 2004:

“III. La regla general en materia de prueba ilícita o prohibida sigue siendo la exclusión de la prueba directa o derivada, a través de la regla de exclusión y de los frutos del árbol envenenado. o a prueba obtenida con violación constitucional, debe ser excluida de la valoración por el Juez… Sin embargo, esta regla absoluta al inicio, generó fuertes cuestionamientos, como… “el favorecimiento de los culpables de haber cometido el delito”… actualmente se reconocen una serie de excepciones, las mismas que se han venido incorporando a través de la jurisprudencia americana y europea, como lo son, para el caso de la prueba originariamente obtenida con violación constitucional…”

A ello podemos situar dos teorías relevantes por el Pleno:

“IX. La doctrina de la destrucción de la mentira del imputado, fue introducida por la jurisprudencia americana, a partir de los casos Walder v. US (1954) Y Harris, y consiste en que se puede admitir la utilización de prueba ilícita a fin de atacar la credibilidad de la declaración del imputado en juicio, y así probar que miente. Queda claro que esta doctrina admite la validez de la prueba ilícita sólo para descalificar la veracidad de la declaración del imputado, pero nunca para acreditar su culpabilidad.”

“X. La teoría del riesgo, es una excepción aplicable a casos como confesiones extrajudiciales e intromisiones domiciliarias y sus derivaciones, logrados por medio de cámaras y micrófonos ocultos, escuchas telefónicas y grabación de conversaciones sin autorización judicial, informantes, infiltrados, delatores, etc. Su justificación reside en el riesgo a la delación que voluntariamente asume toda persona que ante otra hace revelaciones sobre un delito o realiza actividades relacionadas con éste. Si el propio individuo no cuida sus garantías, no pretenda que lo haga un Juez.”

Ante ello, se aprobó admitir pruebas prohibidas basado en las dos teorías arriba consideradas a la valoración de la prueba ilícita para tercero y la ponderación de intereses. Si bien no es un Pleno Casatorio, deberían tomarse estos lineamientos sustentados por los jueces superiores, ¡sin ayuda de sus asistentes como en los casos de varios “Supremos”!