Walter Medizabal
Consultorio Jurídico

CINISMO DEL GOBIERNO Y LEGISLATIVO SOBRE EL AGUA

Sábado 27 de Julio del 2019 | 3:51 pm

Ley nº 30989, que declara de interés nacional y necesidad pública la implementación de la siembra y cosecha de agua, del 23  de julio 2019 en el “Peruano” expresando: en las partes altas y medias de las cuencas, como obra pública, comunal u otras, así como la difusión de las técnicas ancestrales de siembra y cosecha de agua en la población, tomando en consideración la gestión integrada de los recursos hídricos, las buenas prácticas implementadas en las partes altas de las cuencas, sus beneficios para los ecosistemas y para las poblaciones asentadas en las cuencas bajas.

Para tal fin, se articulan las diferentes acciones que se promueven en la normativa existente en la Ley de Recursos Hídricos, el Plan Nacional de Recursos Hídricos, la Política y Estrategia Nacional de Recursos Hídricos, la Política Nacional del Ambiente, la Política Nacional Agraria, los Lineamientos de Política y Estrategia Nacional de Riego 2015-2025, y la Ley de mecanismos de retribución por servicios ecosistémicos, con el propósito de impulsar la recarga hídrica en las cabeceras de cuenca y microcuenca e incrementar la disponibilidad de agua en el marco de una gestión integral de recursos hídricos.” Otra más de nuestro aún presidente, ministros y congresistas, que la norma es bonita; pero, solo en el papel.

Tomemos al impacto de una gran minería no fiscalizada adecuadamente, ¡sí¡ la que no es ilegal ni artesanal, aquella cuyas operaciones son de tal envergadura que nos distraemos en poner en tapete de las noticias a estos pequeñitos y no atacar el impacto de aquellas que se dicen cumplidoras de la Ley -que hasta es uno de los mayores deudores a la Sunat y que en últimos tres años se le devolvió S/ 15 mil 804 millones-; pero, lo mortificante son los nocivos efectos: Salificación, secamiento y escasez de agua por las enormes cantidades de agua dulce que requiere el proceso de extracción; liberación y migración de metales pesados en el ecosistema; desplazamiento de miles de toneladas de menas provoca sedimentación en los ríos, vulnerabilidad a erosión eólica e hídrica; migración de cianuro altamente tóxico en aguas subterráneas y superficiales y el ecosistema; drenaje ácido, que constituye una gran amenaza particularmente en la extracción de sulfuros; y me quedo corto.

Lo grave es que se tiene al Organismo de evaluación y fiscalización ambiental –OEFA- quien, se supone Impulsa y promueve el cumplimiento de las obligaciones ambientales en los agentes económicos y la mejora del Sistema Nacional de Gestión Ambiental, además de  garantizar que las actividades económicas se desarrollen en equilibrio con el cuidado del ambiente –como el agua- por ello fiscaliza las actividades en los sectores de minería, industria, pesquería, energía… ¿resultados? ¡ineficacia¡ ¡Agua sí, Minería responsable sí¡