Ivan Torres 5

Iván Torres La Torre

“PRONTUARIADOS” AL CONGRESO

A+

El próximo 26 de enero de 2020 se elegirán a los nuevos congresistas que completarán el periodo legislativo hasta el 2021. Pero ¿Quiénes son los candidatos que se presentan buscando los votos de todos los peruanos? Las últimas noticias periodísticas han revelado que de los casi 3 mil candidatos al Congreso, más de 200 registran sentencias penales y civiles, algunos por graves delitos como corrupción de funcionarios, violencia familiar y hasta homicidios. Algunos están o estarán fuera de carrera por decisión del Jurado Nacional de Elecciones, pero muchos otros seguro seguirán tentando una curul.

¿Dónde queda la famosa “lucha contra la corrupción” en los partidos políticos? Los partidos políticos son el primer filtro para depurar a sus candidatos, sin embargo, han incluido en sus listas a todo un ramillete de sentenciados y hasta prontuariados que pretenden ser los nuevos “Padres de la Patria”.

La mal llamada “lucha contra la corrupción” que tanto se pregona por calles y plazas, tiene su prueba de fuego en la selección que deben hacer las 22 organizaciones políticas que están en carrera para las elecciones congresales. Sin embargo, pese a todas las alertas y alarmas de corrupción, audios, videos, noticias y a todas las normas que impiden a sentenciados, prontuariados o inhabilitados participar en actividad  política y ocupar cargos públicos, los partidos políticos no han cumplido con su deber de garantizar la transparencia y de filtrar a sus candidatos para que estos sean personas sin ningún tipo de antecedente.

Se dice que no hay acceso a la información o que los candidatos ocultan sus sentencias. Sin embargo, siempre hay formas de acceder a información que es pública tanto en el Registro central de  condenas, como en el Registro de deudores alimentarios, las bases de datos del ministerio público y poder judicial, los certificados de antecedentes penales, entre otros.

A todo este río revuelto se suma la denuncia de un ciudadano, haciendo público que un partido político le pedía 10 mil soles para incluirlo en su lista de candidatos. ¿Será entonces que, una vez más, el dinero es el que compra el número y compra la curul?  Hasta la próxima semana.