LISTOS PARA VOTAR SIN PENA NI GLORIA

Viernes 24 de Enero del 2020 | 9:00 am

Llega a su fin una de las campañas electorales más intrascendentes de la historia. Se acabaron los grandes mítines, los cierres de campaña festivos con música y artistas de moda, los spots millonarios, los paneles gigantes que invadían las calles. Ahora que cada quien “bailó con su pañuelo” la cosa fue distinta.

Sin embargo, lo que más ha destacado en esta fría campaña electoral es, salvo honrosas excepciones, la poca preparación de los candidatos. Hemos estado invadidos por discursos populistas, ofrecimientos demagógicos, frases “cliché” como “luchar contra la corrupción” y las mismas trilladas propuestas de “agua para todos”, “reforma de la Constitución” y tantas otras que demuestran lo que dije en una anterior columna, que muchos candidatos a Congresistas creen estar postulando a la presidencia o una alcaldía, haciendo ofrecimientos que no corresponden a las facultades del Congreso de la República y que no podrán cumplirse en un periodo de año y medio, en el que tendremos que elegir a un nuevo Congreso para los próximos cinco años venideros.

Sin pena ni gloria se acabó una campaña que no ha podido llegar al ciudadano, quien casi no conoce a los candidatos; se acabó la campaña para una elección que no ha despertado mayor interés; pero sobre todo, se acabó una campaña que demuestra, una vez más, que se necesitan importantes cambios para mejorar el perfil de los candidatos, así como implementar mejores y mayores filtros para depurar las hojas de vida. Todos hablaron de bajar los sueldos a los futuros congresistas, pero nadie habló de ser más exigentes en su experiencia y preparación ¿Por qué será?

Finalmente, muchos peruanos irán a votar sin saber si harán uso del “voto preferencial” y veremos cómo queda compuesto este Congreso que seguramente, por lo visto en la campaña, no marcará mucha diferencia con el anterior.

Esperemos que esto sirva de experiencia para que los peruanos seamos más exigentes con los candidatos y aprendamos a ejercer nuestro voto con libertad, con responsabilidad y compromiso con el país. El Perú merece un cambio; el Perú necesita autoridades respetables, honradas y comprometidas con su trabajo y no con su bolsillo e intereses particulares. Necesitamos un Congreso que se dedique a legislar y a fiscalizar con responsabilidad. A votar se ha dicho y veremos los resultados. Hasta la próxima semana.