CONGRESO SIN ROSTRO Y CIEGO

Viernes 29 de Mayo del 2020 | 7:32 am

Cuando salga publicada esta columna, ya todos habremos visto el show y escuchado a los “oradores” que habrán intervenido en el remedo de la sesión virtual del Pleno del Congreso del 28 de mayo.

Este remedo de sesión de pleno del Congreso que debe llenar de desánimo a muchos de sus integrantes, surge en un momento de solo de colapso del país por los daños humanos que está dejando la pandemia y la destrucción de la economía, sino que además surge en medio de una serie de disparates propuestos por algunos miembros de la tan llamada “representación nacional”. Algunos de los integrantes de esta famosísima “representación nacional” se ha atrevido a opinar sobre la salud del terrorista Abimael Guzmán que, si bien es cierto es un derecho que a todos le asiste, cierto es también que los peruanos no le pagamos al congresista Chagua para que interfiera en las decisiones del Poder Judicial o para que se preocupe públicamente por la salud de un interno.

Otro caso patético e hilarante que surge de las entrañas de la mencionada famosísima “representación nacional” propone un Referéndum (¡imagínense!) para cambiar la Constitución de 1993 en los aspectos económicos, de salud y otros ¿Se pueden imaginar a millones de ciudadanos movilizándose para asistir a un referéndum y los millones que costaría al erario nacional llevar a cabo esta locura en tiempos de crisis de salud y económica?

Seguimos encontrando más populismo, posiciones subjetivas y antojadizas en este “Congreso sin rostro y ciego” cuando observamos iniciativas como aquella que pretende remover al Directorio del BCR, olvidando que esta entidad es autónoma y que el Congreso podría hacerlo solamente en caso de delitos graves cometidos por algunos de sus miembros.

Son muy osados, muchos de ellos advenedizos, pretendiendo quitar facultades a los gobiernos regionales en materia de salud pública, iniciativa que ha generado la protesta de todos los gobernadores regionales.

Toda la opinión pública rechaza a esta mal llamada representación nacional. Hasta el alcalde de Lima se pronunció contra los integrantes de la bancada de Acción Popular, pidiéndoles mayor criterio. Todo un pueblo enfermo y empobrecido no tiene por qué aceptar semejantes incoherencias legislativas ni escuchar los famosos discursillos que pronunciaron el día del pleno, cargados de ideas básicas y de un hígado hepático políticamente hablando, simplemente porque no tienen show. Hasta la próxima semana.