CONGRESISTAS, CORONAVIRUS Y VILLA EL SALVADOR

Viernes 31 de Enero del 2020 | 8:30 am

Como podrán apreciar del título de esta columna, esta es la agenda de nuestro país: Los congresistas electos, la amenaza del coronavirus y la tragedia de Villa El Salvador.

En primer lugar, luego de las elecciones del domingo pasado no me queda la menor duda que, para la población, para el peruano de a pie, muchos de los congresistas que han salido electos no representan a nadie pues ser elegido por el voto de quince mil o veinte mil peruanos es algo pírrico que no genera representación, más aún frente a la contradicción de otros candidatos que, habiendo logrado obtener hasta más de cincuenta mil o cien mil votos, no han alcanzando una curul porque su partido no superó la valla electoral.

Entonces, el juego de las elecciones y votos preferenciales ha fracasado y, como siempre el perjuicio será la falta de calidad en la producción legislativa; lo peor de todo es que estos señores elegidos solo tienen un año y cuatro meses para, supuestamente, trabajar a favor del país.

De otro lado, la “agenda” farandulera y sensacionalista ya nos está hablando del famoso coronavirus; y, en vez de dictarse medidas para controles preventivos en el sistema de atención en salud, nos quieren sembrar pánico anunciando posibles casos en el Perú, de este virus que aparentemente llega de la China, con lo cual se demuestra el ausentismo de las autoridades en el sector salud.

De otro extremo, tenemos el fatal incendio en Villa El Salvador, propiciado por la fuga de gas de un camión cisterna improvisado que circulaba por las calles de Lima ante la vista y paciencia de todas las autoridades responsables de controlar este tipo de transporte de contenidos altamente peligrosos y que ha ocasionado el triste deceso de 20 peruanos, entre ellos niños. Frente a esta desgracia, lo único que han hecho las autoridades es salir a pedir sangre, manipulando el buen corazón de todos los peruanos.

¿Qué sucedería si hubiera una guerra o una catástrofe natural que afectase a miles de peruanos y el banco de sangre no pudiera abastecerse para atender la emergencia? De verdad que la situación es alarmante y patética.

Finalmente ¿Qué está sucediendo en nuestro país? ¿Es que acaso hemos perdido el rumbo de la coherencia? Hagamos votos para volver a la inteligencia orientada al bien común. Hasta la próxima semana.