“YA TE OLVIDÉ, DISTINGUIDA DAMA”: ¿LA ÚLTIMA BURLA DEL PATÁN?

Sábado 20 de Julio del 2019 | 9:07 am

A Tony Rosado no le bastó con justificar los feminicidios y ahora, en plena investigación que le sigue el Ministerio Público por “presuntamente” incitar a la violencia contra la mujer, se burla una vez más de nuestro género.

En una de sus recientes presentaciones, el sujetó llegó acompañado de su esposa Susan y realizó un cambio en el show, una de las frases que dice al entonar su canción “Ya te olvidé”, fue reemplazada por “Ya te olvidé, distinguida dama”, mientras esbozaba una sonrisa: evidente ironía.

Sus fans son también parte del problema. No comprendo, y seguramente nunca entenderé, cómo es que hay gente que paga por asistir a sus conciertos. Se prestan y suman a lo chabacano.

El patán manosea a su antojo a quienes suben al escenario y estas mujeres -que evidentemente no se estiman- solo ríen, como si fuese un chiste que se les humille a vista y paciencia del público, que por cierto goza a carcajadas del “espectáculo” y eso hace todo más despreciable.

Por respeto a los que sí estamos comprometidos en la lucha por la erradicación de la violencia contra la mujer, no reproduciré las indignantes declaraciones que dio hace una semana el pseudo artista y típico machista, respecto a la matanza de damas.

Pero ya lo decía Luisa María Cuculiza en televisión nacional: “Hay que hacerle recordar a este imb*** que nació de una mujer”.

Recalco lo que en un principio precisó el defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez, y luego aclaró la Corte Superior de Justicia de Lima Norte: según el artículo 316 del Código Penal, incitar a la violencia contra las mujeres es castigado con pena de cárcel.

“La Apología es delito. El que públicamente exalta, justifica o enaltece un delito o a la persona condenada por sentencia firme como autor o partícipe, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de un año ni mayor de cuatro años”, puntualizaron.

Desde aquí un llamado a las instituciones públicas, productoras de eventos musicales, discotecas y todos aquellos involucrados en permitir que se lleven a cabo estos shows. Al escenario se le respeta. Por dignidad y solidaridad (con las familias de las 90 mujeres asesinadas entre enero y julio del presente año) no consumamos ese tipo de basura.

Periodista y coordinadora web