TORTURA Y MUERTE NO SON ARTE NI CULTURA

Miércoles 6 de Noviembre del 2019 | 8:30 am

Las corridas de toro no son arte, son una barbarie. Esta es una de las formas más conocidas de la tauromaquía, la violencia en su máxima expresión. Actividad de recreación, diversión y/ o placer a costas del sufrimiento de otro ser vivo.

Estos “espectáculos”, en los cuales se lidian toros en plazas cerradas con reglas de por medio, terminan con el deceso del animal. Repudiable. La tortura y muerte no son arte y cultura. Las tradiciones deben ser dignas de admiración.

Anualmente entre octubre, noviembre y diciembre se realiza uno de los eventos taurinos más grandes en el Perú: la Feria del Señor de los Milagros. La cita en el la Plaza de Toros de Acho (Lima).

El “espectacular” cartel de las máximas figuras del toreo nacional e internacional está encabezado por el peruano Andrés Roca Rey, a quien sacaron en portada el último domingo en el diario Perú21. Una publicación bastante cuestionada, rechazada por colectivos antitaurinos y cientos de usuarios en redes sociales, que aseguran no merece el lugar que le dieron. Los gustos personales del director periodístico de un medio, desde una percepción propia, no deberían convertirse en noticia de primera plana, además choca con un tema muy sensible.

Recuerdo que en el 2016 cuando hice mis prácticas en la Revista Cocktail, y me desempeñaba como Community Manager de su web, para la edición impresa me encargaron un artículo sobre ese mismo torero. Como alguien que recién iba ganando experiencia en el periodismo no me iba oponer a desarrollar un tema, pues eso no se mezcla ni confunde con posturas personales.

Fue una entrevista estructurada enfocada en su preparación, los espacios taurinos que le faltaba conquistar, sus referentes en la carrera y lo complejo que le resultaba lidiar con los grupos antitaurinos. A esto último respondió que no es bueno entrar en su dinámica de ataques.

El punto que no comparto sobre la publicación de hace unos días es que habiendo tantos temas de relevancia en el país, se haya resaltado ese como portada. La cereza del pastel, lo que causó mayor indignación, fue la celebración inoportuna de Cecilia Valenzuela: “Estoy en Acho. Andrés Roca Rey es un artista, es el torero del mundo. Acaba de cortar dos orejas en su primer toro de la Feria del Señor de los Milagros. Gran faena. Que viva el PERÚ”, expresó vía Twitter y las críticas le llovieron.

La corrida de toros es una fiesta de sangre, dolor, humillación y ensañamiento y algún día debería acabarse. Es triste imaginar el sufrimiento que le puede provocar al toro que se le incrusten banderillazos y un espadazo final.