colaboradorar-min

Colaboradores

LOS MITOS DE LA DERECHA E IZQUIERDA

A+

Por: Mario Chávez (Economista)

Corría el año 1789 en Francia y se tenía que votar por el derecho al veto del presidente, un veto es la decisión de una persona de negar la decisión de un colectivo. Los que estaban a favor de ese derecho se colocaron a la derecha del presidente del legislativo y los que estaban en contra lo hicieron al lado izquierdo. La derecha defendía el poder del presidente mientras que la izquierda le quitaba ese poder.

Es así como se inicia en la historia las denominadas facciones de derecha y de izquierda, políticamente hablando. Pero ¿Qué implica ser de derecha y de izquierda? La ideología de derecha defiende principalmente la propiedad privada, la libertad económica, está a favor de un nacionalismo proteccionista y la desigualdad de las personas. En cambio, la izquierda lucha por las libertades individuales, el bien común, una economía planificada y la apertura de fronteras.

Sabemos que los extremos se extrapolarizan (lo que para un grupo es negro para el opositor será blanco) lo cual no es bueno ya que se niega o no se reconoce lo bueno del antagonista. Ambos tienen parte de razón en sus posiciones, la derecha protege la propiedad privada, pero a su vez niega la igualdad entre personas (supremacía de una raza), defiende un nacionalismo que atenta en contra del individuo; por su parte, la izquierda defiende la libertad del individuo y la igualdad de derechos, por contra no protege la propiedad privada y está a favor de una economía planificada en donde se niega al emprendimiento como pivote de la sociedad.

Ante estas dos posiciones existe una alternativa: El Libertarianismo que toma lo positivo de ambas posiciones: La propiedad privada y las libertades individuales. Debo precisar que libertad implica responsabilidad en el sentido estricto de hacer lo que uno quiere sin atentar en contra del individuo o de la propiedad, de dicha responsabilidad nace el derecho a la propiedad privada y el resultado es el libre mercado.

Libertad para competir, cooperación pacífica e intercambios voluntarios se lograría si no extrapolamos las ideologías.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.