¿EL TC SE LAVÓ LAS MANOS?

Jueves 19 de Noviembre del 2020 | 6:40 pm

Por: Miguel Estela La Puente (Abogado constitucionalista)

Antes de opinar sobre el comunicado vía Twitter del Tribunal Constitucional, mediante el cual indicó que declaró improcedente la demanda competencial planteada por Martín Vizcarra contra su primera moción de vacancia, debo advertir que lo más importante y prudente es aguardar el detalle del contenido integral de la sentencia que se realizará mañana mismo en horas de la tarde como anunció la presidente del TC, Marianella Ledesma.

Por otro lado, considero relevante dar una aclaración respecto de lo que significa la frase “Improcedente por sustracción de la materia”, traducirlo a un lenguaje común que sea asimilable para todos. Por ejemplo, vamos a suponer que un joven adolescente les pide a sus padres que por favor le compren un ticket para asistir a un concierto de Justin Bieber en Lima, sus padres acceden, pero resulta que por la propagación del Covid-19, el concierto se canceló, el joven insiste en que se compre el ticket tal cual lo prometido, pero sus padres le dicen: “no señor el concierto ya no se va a llevar a cabo” así que por sustracción de la materia declaramos improcedente tu pedido.

El ahora ex Presidente Martín Vizcarra planteó su demanda competencial para que se definan parámetros o ciertos límites al concepto de incapacidad moral permanente; sin embargo, en esa primera moción de vacancia no se alcanzaron los 87 votos requeridos para vacar al Presidente (el concierto se canceló) y por eso el Tribunal anunció que ya no va a resolver ni pronunciarse sobre el fondo del asunto (no va a comprar los tickets).

Pero hay algo más, si el TC se lavó las manos o no, eso lo sabremos mañana en la tarde al leer el detalle de la sentencia. Pero si debo advertir que, en otras oportunidades, el Tribunal ha indicado (como en el caso del proceso competencial del Banco Central de Reserva del año 2005), que tiene una función pacificadora y que dicha función no es una simple facultad sino un deber de contribuir a lograr la certidumbre y evitar el caos social. Tal es el caso que hemos vivido los peruanos en la última semana.

Finalmente, en el caso del proceso competencial del caso del presupuesto del Poder Judicial (2004), el TC indicó que; a pesar, que existe sustracción de la materia (que ya no existe concierto), igual se puede pronunciar sobre el fondo (igual puede comprar el ticket para el concierto). Eso significa que el TC; a pesar, que ha dicho que declaró improcedente la demanda, bien en algunos pasajes de la tan ansiada sentencia podría hacer referencia a lo que el máximo intérprete de la Constitución entiende sobre la incapacidad moral sea directa o indirectamente. El TC podría, de alguna manera, comprar los tickets del concierto con la esperanza de que, en el futuro, existan las condiciones adecuadas y seguras para que se lleve a cabo.