Cesar Rodriguez
Emprende, camina y cambia

OKRS VS. BSC: ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

Martes 19 de Noviembre del 2019 | 9:00 am

Si has leído algo sobre estrategia y gestión del rendimiento, es posible que hayas encontrado la frase OKR (que significa objetivos y resultados clave). Sin embargo, algunas personas han notado que el enfoque OKR es bastante similar al enfoque del Cuadro de Mando Integral (BSC).

En este artículo, veremos cómo los OKR y BSC difieren, y qué pueden aprender unos de otros.

Primero, definamos lo que significan los términos BSC y OKR.

El BSC es un marco estratégico que establece las principales prioridades estratégicas de una empresa en cuatro áreas: Finanzas, Clientes, Procesos Internos y Aprendizaje, y Crecimiento. El BSC está diseñado para ayudar a la organización a aclarar sus objetivos centrales en estas cuatro áreas, y es utilizado por muchas empresas exitosas para aclarar y comunicar sus objetivos estratégicos.

Los OKR son similares al BSC porque definen las principales prioridades estratégicas. La diferencia está en que el enfoque desglosa la estrategia y la ejecución en dos componentes: objetivos y resultados clave. Entonces, esencialmente estableces un objetivo y luego defines cómo los lograrás.

Curiosamente, el término OKR fue introducido por primera vez por Andrew Grove, ex CEO de Intel, a principios de la década de 1980 como una actualización del enfoque de Gestión por Objetivos (MBO). Una de las razones por las que el enfoque de OKR ha llamado tanto la atención es su uso en Google. Desde entonces, los OKR han sido adoptados por otras compañías importantes de Silicon Valley como Twitter, Spotify y LinkedIn, lo que explica por qué el concepto ha ganado tanta fuerza en los últimos años.

Por otro lado, existen algunas diferencias entre OKR y BSC. Los OKR son básicamente una lista simple de objetivos, mientras que el BSC con su mapa estratégico muestra las conexiones y relaciones entre diferentes objetivos. Además, el aspecto más visual del BSC ayuda a las personas a recordar los objetivos y resultados con mayor facilidad.

Sin embargo, es aquí donde el enfoque OKR tiene la ventaja sobre BSC:

BSC se realiza anualmente (aunque si estoy trabajando con un cliente para implementar BSC, siempre aconsejo volver a visitar el proceso con más frecuencia). Por el contrario, los OKR generalmente se revisan y actualizan trimestralmente, a veces mensualmente.

OKR se realiza de abajo hacia arriba y hacia los lados, así como de arriba hacia abajo. Con los OKR, las personas tienen más libertad para diseñar sus propios objetivos, o al menos tienen más impacto en los procesos, lo que significa que es más sencillo identificar el compromiso de los colaboradores a todo nivel. Por el contrario, el BSC suele ser un proceso completamente descendente; el liderazgo se dispara y diseña objetivos de alto nivel que luego se distribuyen en cascada en toda la organización.

OKR no está vinculado a pagos o bonificaciones. OKR está mayormente separado de la compensación y los incentivos, lo cual es algo bueno. El BSC, a menudo está vinculado a compensaciones y bonificaciones. Es por ello que, siempre animo a mis clientes a separar las métricas de rendimiento, de la compensación.

En ambos casos los dos métodos de control alientan a las personas a ser más ambiciosas. La idea es establecer objetivos claros e inspiradores, en lugar de establecer objetivos fáciles de lograr fácilmente o inalcanzables que desanimen a los colaboradores. Recuerda que “La Organización que tenga el control de sus procesos y espacios de acción Clientes internos y externos. Tendrán el control del Mundo”.