Cesar Rodriguez
Emprende, camina y cambia

LO QUE LOS NEGOCIADORES PUEDEN APRENDER DE LOS NIÑOS

Martes 27 de Octubre del 2020 | 8:00 am

¿Cuántos de nosotros solo pensamos en negociadores e instructores profesionales cuando queremos aprender más sobre negociación? Sin embargo, ¡los propios niños también pueden ser muy buenos negociadores! En esta publicación, veremos algunas técnicas de negociación que usan los niños y que podemos adoptar para ser mejores negociadores.

Curiosamente, un estudio realizado en niños en edad preescolar a los que se les presentaron escenarios hipotéticos de conflicto mostró que el 63% de ellos prefería la negociación como estrategia de manejo de conflictos. Esto demuestra que incluso niños de tan solo 3 años son capaces de una comprensión madura del manejo de conflictos. Por supuesto, la mayoría de los niños pequeños no podrán traducir esta comprensión en habilidades concretas y también pueden involucrarse instintivamente en la negociación de posiciones. No obstante, aquí hay técnicas que podemos aprender de ellos.

Piensa en grande: Cuando mi hermana tenía dos años, escuchó el crujido de un envoltorio de caramelo en mi bolsillo. Dijo “¿dulces?” Dije “oh, ¿te gustaría uno?” Dijo “dos”. Los niños piden lo que quieren, no lo que creen que aceptas. De hecho, tienen una buena idea de que no estarás de acuerdo.

No tienen reparos en comenzar con su resultado más deseable. Si quieren tres galletas, pedirán cinco y luego harán la “caída de número incremental”. Apuntar alto es la clave para iniciar negociaciones que producirán un resultado satisfactorio.

No aceptes un no por respuesta: Cuando los niños escuchan “no”, se motivan, no se desaniman. Los niños a menudo entienden “no” o “se acabó el tiempo” como una señal para comenzar a negociar. Usted también debe reconocer el “no” como una señal de que usted y su socio de negociación no se entienden, y debe hacer más preguntas.

Sea genuinamente curioso: A los niños les encanta hacer la pregunta “¿por qué?” no para volverte loco, sino porque realmente quieren saber. Siguen haciendo preguntas, preguntas abiertas, con el mismo entusiasmo que su primera pregunta. Los niños tienen una energía infinita para cuestionar y probar los límites que establecen los padres.

Ser creativo: La creatividad siempre crea más: más posibilidades, más ideas de concesiones, más valor, más buena voluntad. Si la otra parte ve que usted piensa de manera creativa sobre cómo satisfacer sus intereses reales, es más probable que obtenga una concesión y desarrolle una buena relación.