Cesar Rodriguez
Emprende, camina y cambia

¿CÓMO SABER SI LLEGÓ LA HORA DEL CAMBIO?

Martes 10 de Septiembre del 2019 | 8:00 am

Sus intereses y objetivos cambian naturalmente con el tiempo, o tal vez ya no se siente tan desafiado en el trabajo. Incluso si ha disfrutado el tiempo en su trabajo actual, no significa que no deba probar algo nuevo. Los cambios son los grandes momentos para demostrar de qué estamos hechos y si somos capaces de enfrentar esos cambios, de liderarlos y de pasarlo con valentía. Cuando llega la hora del cambio, no debemos olvidar las relaciones claves que hicimos durante los años en la empresa, ni tampoco tomar nuevos rumbos dejando a nuestro jefe insatisfecho con nuestro desempeño laboral; al contrario, es importante mantener las buenas relaciones y saber que nuestro trabajo fue valioso para cumplir con la misión de la organización; sin embargo, cuando llega la hora del cambio, no basta solo con presentar nuestra carta de renuncia, sino que debemos estar lo suficientemente preparados para demostrar que nuestra marca personal es empleable en el mercado laboral.

Aquí hay algunas señales que podrían indicarle que es hora de cambiar de trabajo:

  1. A menudo se siente estresado y cansado: Si se encuentra arrastrando los pies al trabajo o carece de la energía para hundir los dientes en el próximo proyecto, podría ser el momento de reevaluar su trabajo. Si cree que contemplar una búsqueda de trabajo es estresante, solo imagina cuánto estrés está tomando su cuerpo mientras trabaja durante la semana en un lugar que ya no le desafía ni le emociona.
  2. La cultura de la empresa no está alineada con su forma de pensar: La falta de valores compartidos puede ser un motivador poderoso, por lo que, si la cultura laboral no es algo con lo que se sienta cómodo, puede ser el momento de seguir adelante. O tal vez está buscando un entorno diferente que ofrezca horarios más flexibles o algo que se adapte mejor a sus necesidades.
  3. Está mirando el reloj: Si se encuentra literalmente contando las horas hasta que pueda cerrar sesión y salir, puede ser hora de pasar a pastos nuevos. Si lo piensa, pasa la mayor parte de sus horas de vigilia trabajando, ¿no debería sentirse entusiasmado o motivado con su trabajo?
  4. Acaba de salir de su puesto actual: No importa qué tan bien se lleve con sus colegas o qué tan bueno sea en su trabajo, permanecer en un rol por lealtad no es una opción que debería seguir. Una buena agencia de reclutamiento podrá reconocer sus fortalezas y ayudarlo a encontrar el papel apropiado en el que pueda continuar desarrollándose.
  5. La relación con su jefe no es buena: Lo ideal es que su jefe se encuentre satisfecho con su desempeño y hable el mismo idioma que usted; es decir, fluyan en sintonía; sin embargo, lo ideal no siempre es la realidad y hay ocasiones en la cual nuestros valores, ideales y visión de nuestro trabajo, no está alineado al de nuestro jefe inmediato, lo cual genera roces e incomodidad en el día a día.

Finalmente, en el mundo real, la química, la inteligencia emocional y las relaciones interpersonales son muy importantes para nuestro buen desempeño laboral; ya que las personas que trabajan con quienes se sienten a gusto y con aquellos que les parezcan confiables, realizan un mejor trabajo que aquellos que laboran en un lugar hostil, donde no se sienten cómodos ni valorados.