Cesar Rodriguez

César Rodríguez

ADMINISTRA EL RIESGO Y COSECHARÁS ÉXITO

A+

Todos estamos expuestos a distintos riesgos todos los días, tanto en el trabajo como en nuestras vidas perso­nales. Constantemente evaluamos los riesgos en nuestra mente para determinar qué pasos debemos tomar para tratar de evitar que estos riesgos nos afecten negativamente. Por ejem­plo, anticipamos la posibilidad de que algo le suceda a nuestro vehículo, por lo que compramos un seguro. Cada organización empresarial también tiene riesgos que son exclusivos de su en­torno.

El AICPA define “Riesgo de Negocio” como, “eventos, circuns­tancias, acciones o inacciones que podrían afectar adversa­mente la capacidad de una entidad para lograr sus objetivos y ejecutar sus estrategias”. Esencialmente, el éxito y la operativi­dad de su organización empresarial dependen de qué tan bien gestione los riesgos en su organización. Escuchamos cada vez más discusiones sobre el término “Gestión de riesgos” a medi­da que el panorama de amenazas continúa creciendo. Aquí les comparto cuatro buenas prácticas de gestión de riesgos que podría usar:

Compromiso superior: Es crear una cultura de riesgos sólida. La cultura del riesgo se define como los valores, creencias y actitudes sobre los riesgos por parte de un grupo común de per­sonas. Es responsabilidad de la gerencia y de la junta directiva comunicar claramente la cultura de la empresa para demostrar lo que comúnmente se conoce como el “tono desde arriba”. La participación de la gerencia es fundamental para garantizar que la importancia de la conciencia del riesgo se emane en toda la organización. ¿Cuál es la cultura de riesgo de su empresa?

Políticas claras de gestión de riesgos ¿Está su política de eva­luación de riesgos claramente documentada? ¿Están los roles y responsabilidades claramente definidos? ¿Existen políticas y procedimientos claros que definan la mitigación de todos los riesgos identificados? ¿Tiene un Plan de Continuidad de Ne­gocios y un Plan de Respuesta a Incidentes que muestre cómo su organización manejará y superará cualquier riesgo impre­visto? ¿Estas políticas se comunican efectivamente a todos los empleados? Desarrollar estas políticas claras le ayudará a identificar todos los riesgos potenciales que podrían afectar su negocio, cómo planea mitigar y prevenir esos riesgos, y cómo controlará y administrará nuevos riesgos.

La comunicación de riesgos: En toda su organización es otro aspecto importante de la gestión de riesgos. Los riesgos clave, o riesgos que tendrían un alto impacto organizativo, son identi­ficados y monitoreados por todos los departamentos. Cualquier nuevo riesgo es identificado, evaluado y mitigado adecuada­mente. Debe crear conciencia de los riesgos a través de la co­municación a toda su organización.

Monitoreo continuo: Para administrar sus riesgos, primero debe saber cuáles son sus riesgos. Suponiendo que ya ha realizado su evaluación de riesgos inicial y ha implementado los controles adecuados para mitigar y abordar estos riesgos, recuerde que lo que no se mide no se puede controlar.

En resumen: La gestión de riesgos es el proceso de determi­nar cuáles son los riesgos para su organización y crear pasos para mitigar los mismos. Es también un proceso continuo y en constante evolución. Recuerde a Pablo Picasso: “siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer, para así aprender cómo hacer­lo”. Construir una empresa sólida y con perspectiva de futuro.