Carlos B-min
REPORTERO AL VOLANTE

QUÉDATE EN CASA

Lunes 23 de Marzo del 2020 | 8:30 am

Un afectuoso saludo a todos mis hermanos peruanos en estos difíciles momentos que atravesamos. Esta vez mi columna es una arenga para seguir respetando la medida dispuesta por el gobierno.

Viernes 2.30 p.m. Salí con mi “negrito” rumbo al diario donde laboro y me detiene un miembro de nuestro glorioso Ejército Peruano, solicitándome mis documentos. Al ver el cártel de prensa y mi fotocheck me indicó que continúe, pero no pude hacerlo porque me ganó la luz roja del semáforo.

En esos momentos aproveché de conversar con el joven militar y le pregunté:

– Joven, ¿hasta qué hora haces guardia acá en la Av. Argentina?

– Hasta las 12 de la noche, mi estimado, respondió.

– ¿Y desde qué hora estás parado en pleno sol?

– Desde las 12 del mediodía, me dijo secándose el sudor.

– ¡Asu, qué bravo!, con el uniforme que portas debes estar quemándote, le dije.

– Ni se imagina maestro, pero es mi deber estar acá.

– Claro, joven y gracias por su esfuerzo.

Créanme estimados seguidores, que lo ví con tanta angustia que me conmovió y no resistí el entregarle mi gaseosa helada que llevaba dentro de mi carro para paliar la sed en mi centro laboral.

En principio no lo quiso recibir, pero dada las condiciones de que aún demoraba el cambio de luz, me lo aceptó. Es difícil de explicar que en solo segundos se tomó todo el líquido. Una vez vaciado me entregó la botella de plástico y lo puse en el suelo de mi auto.

Cambió la luz y con un saludo militar me despedí de él.

Cuento esta anécdota para que entendamos que estos jóvenes militares, médicos, policías, personal de limpieza, periodistas, bomberos, serenos, vendedores, etc. vienen realizando denodados esfuerzos por lograr que los peruanos respeten la cuarentena dictada por el gobierno.

Desde esta columna pido a todos mis seguidores que se queden en casa, es crucial, los peruanos hemos ganado muchas batallas y esta la tenemos que ganar de largo. Quedémonos en casa para evitar el contagio masivo. Es vital que protejamos a nuestra familia guardando la cuarentena dispuesta por el gobierno.

Un aplauso y mi reconocimiento profundo a todos quienes están en la primera línea de batalla para contener el avance de esta peligrosa enfermedad.
Con la seguridad de que esto va a pasar expreso mi gratitud anticipada a todos quienes lean esta columna exhortándoles que permanezcan en su casa.

Es vital… Sigo en la vía.