Carlos B-min

Carlos Barzola

CONTAGIO SOBRE RUEDAS

A+

Todos mis lectores saben que recientemente mi “Negrito” sufrió un acto vandálico que lo tuvo de baja automotriz durante una semana.

A continuación, un día de pasajero y fui testigo de que:

1. Un pasajero de avanzada edad utilizaba su protector facial como visera y encima de ello, se bajó la mascarilla para hablar por celular. Hablaba muy alto quizás por la dificultad para comunicarse.

2. El cobrador llevaba una mascarilla que se notaba a leguas que estaba muy usada. De lo blanco que era ya se tornó marrón por varios sectores. A pesar que lo llevaba bien puesta siempre se la acomodaba luego de dar vuelto a los pasajeros.

3. Sube un vendedor de helados y empieza a vociferar para ganarle al ruido del motor del ómnibus.

4. A pocas cuadras subió un joven que llevaba un trapo y luego de saludar a todos los pasajeros sacó una botella con un líquido que sabe Dios qué contendría y roció sobre el sucio trapo. De inmediato empezó a pasar trapo por todos los pasamanos. Claro está que lo hacía imponiéndose sobre aquellos que estaban cogidos de los tubos. Al final aspersó violentamente un perfume en todo el pasadizo del ómnibus, posteriormente pasó su gorro para que colaborasen con él.

5. El ómnibus a pesar que era de gran tamaño también tenía muchas lunas atascadas. A pesar de ser un día bastante soleado había muchas ventanas colapsadas constituyendo un lugar cerrado y propicio para el contagio masivo de la Covid-19.

6. Sube una pareja tomados de la mano y van directamente al último asiento (yo ocupaba el penúltimo) y de frente ambos se sacaron los protectores, bajaron las mascarillas y empezaron a expresar su romanticismo sin importarles nada. Ella iba cogiendo el pasamanos y limpiándose el sudor por el trajín. Lo impactante en ese momento es que utilizaba la mascarilla para limpiarse el sudor debajo de la nariz. Su pareja hacía lo mismo y viajaban con su celular en mano compartiendo fotos que arrancaba risas de cuando en cuando.

Yo, estimados lectores, creo que era el único con el protector facial. Todos solo lo utilizan para subir y cuando el cobrador anuncia que se pongan porque inspectores de la ATU están haciendo “batidas”.

Esa es la experiencia que puedo contarles tras mi día como pasajero de una Lima sometida a una pandemia sin precedentes… A cuidarse, amigos

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.