Carlos B-min
REPORTERO AL VOLANTE

¡AY, LOS HUECOS!

Lunes 3 de Diciembre del 2018 | 9:11 am

No acostumbro a usar este espacio para formular denuncias. Si lo hago esta vez es porque compete directamente a mis funciones como transportista.

Iba circulando por la Av. Grau (Piñonate) rumbo a la Av. Perú, cuando de pronto me encuentro en la curva del Jr. Darío Valdizán con un forado bastante pronunciado.

Trato de esquivarlo dando un giro de timón a la izquierda en los precisos momentos que aparece un ómnibus de la ruta Santa Cruz… logré esquivarlo, pero no así el espejo lateral que fue doblado completamente afectando su base. Yo creo que el chofer del enorme ómnibus ni siquiera se dio cuenta de lo que estuvo a punto de suceder, siguió adelante y se perdió en el camino.

Tenía como cuatro autos tras de mí tocando el claxon por lo que me estacioné a un costado para calcular los daños: El espejo había sido desprendido de su base y había que repararlo urgentemente porque la seguridad de un conductor recae en sus “ojos” laterales y con eso no se juega.

Sigo mi ruta y llego a la curva para entrar a la Av. Perú y otro descomunal agujero que me da la bienvenida al distrito santo que logré sortearlo.

Agarro la avenida principal de SMP y ¡zuacatán! Un tremendo hueco me hace… ¿Cómo es posible que una pista que tiene pocos años de haber sido asfaltada en la gestión del extinto Fredy Ternero esté en esas condiciones? Nuevamente me pongo a un costado y veo que, en efecto, se trataba de un enorme forado que está justo en la mitad de la Cdra. 16 de la Perú, y encima ese bendito hueco tenía bordes afilados que definitivamente afectaron la llanta.

Voy en la búsqueda de una gutapercha (para sujetar el espejo) y también para hacer ver la llanta porque sentía que empezaba a desinflarse. Resultado de la consulta: 4 cortes laterales de la llanta delantera derecha por efecto del impacto. Costo: S/ 32 (8 por cada vulcanizada) … En esos momentos me acordé del aún alcalde Mattos y de todas sus generaciones ediles.

Ni modo, había que pagar nomás. Casi S/ 40 en un santiamén por culpa del pésimo cuidado en las pistas del distrito santo. Tremendo negocio de los llanteros que se apostan justo al costado de cada cráter. En fin, ya no había tiempo para renegar.

Mi “negrito” sintió la pegada esta vez y en la zona donde más quiero. Entonces decido ir por la Av. Lima y peor aún, pareciera la pista de aterrizaje de la Luna a juzgar por los cráteres que existen en la vía.

Reparan pero con material barato o poco concentrado que en una semana vuelven a generarse los agujeros que tanta pérdida de dinero y tiempo provoca a mis esforzados colegas. Es hora del cambio con esta nueva gestión comandada por “Julito” Chávez y espero no escribir una columna de reclamo como esta… Sigo (renegando) en la vía.



PORTADA DEL DÍA

Portada Extra