Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

¿RESTRINGIR NO ES PROHIBIR?

Jueves 21 de Mayo del 2020 | 7:30 am

De acuerdo a la Real Academia Española (RAE) restringir significa “Ceñir, circunscribir, reducir a menores límites” y prohibir se refiere a “Vedar o impedir el uso o la ejecución de algo”.

Vivimos en un Estado de Derecho donde la libertad debe de imperar, el Artículo 2 de la Ley de leyes señala que “Toda persona tiene derecho:”, inciso 4 “A las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley”.

El Artículo 14 de la Carta Magna en su último párrafo contempla “Los medios de comunicación social deben colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural”.

La Ley de Radio y Televisión (Ley No. 28278) contempla que la prestación de los servicios de radiodifusión se rige por la defensa de la persona y el respeto a su dignidad; la libertad de expresión, de pensamiento y de opinión; el fomento de la educación, cultura y moral de la Nación; la protección y formación integral de los niños y adolescentes, así como el respeto de la institución familiar y el respeto al Código de Ética.

Esto a mérito de un proyecto de ley que propone “restringir” la transmisión de programas de entretenimiento en la TV y añaden “con la finalidad de prohibir en horario familiar la transmisión de programas cuyos contenidos sean violentos, obscenos o de otra índole que puedan afectar los valores inherentes a la familia, los niños y adolescentes; para promover el derecho a la educación, la cultura, la participación ciudadana, la promoción de valores, así como la interculturalidad y cuidado del medio ambiente”(?).

Es como pretender a través de un proyecto de ley, “restringir” o “prohibir” determinadas columnas en los diarios, eso es propio del autoritarismo, que no impera en nuestro país y viola el ordenamiento constitucional y la jurisprudencia internacional.

Los servicios de radiodifusión están en la obligación de satisfacer las necesidades de las personas en el campo de la información, el conocimiento, la cultura, la educación y el entretenimiento, en un marco de respeto de los Deberes y Derechos fundamentales, así como de promoción de los valores humanos y de la identidad nacional.

El Perú no está para censuras encubiertas.