Alfredo Vignolo

Alfredo Vignolo

NADIE TIENE CORONA

A+

El Código Penal es sumamente claro en su Artículo 289, que se refiere a la “Propagación de enfermedad peligrosa o contagiosa”, donde se señala: “El que, a sabiendas, propaga una enfermedad peligrosa o contagiosa para la salud de las personas, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de diez años. Si resultan lesiones graves o muerte y el agente pudo prever estos resultados, la pena será no menor de diez ni mayor de veinte años”.

Es un delito de peligro que protege la salud de las personas, de manera previa a su efectiva lesión y está dirigido a aquellos que, sin padecer la enfermedad, extiendan, multipliquen o reproduzcan una enfermedad peligrosa o contagiosa para la salud de los demás y, requiere que la persona lo haga a sabiendas de que lo que hace, cause que se propague el virus entre las demás personas con las características graves antes indicadas.

Alguien que sepa a ciencia cierta que ha sido diagnosticado con Coronavirus que, a su vez, fue declarada por las autoridades sanitarias competentes, como “altamentecontagiosa”, comete este delito si llegase a contagiar a otras personas. Ello, aunque no quiera contagiarlas, pues para que se configure este delito solo se exige saber que se trata de Coronavirus y, que con su insano comportamiento la está propagando a otros.

La pena, es la cárcel entre tres y diez años y, si sumado a ello, este contagio causa lesiones graves o muerte que pudieran haber sido previstas, la pena se incrementa hasta un máximo de veinte años.
Además del delito cometido, también hay que considerar los delitos de desobediencia a la autoridad, como herramientas previas de protección.

El reglamento de la “Guía para la prevención del Coronavirus en el ámbito laboral” (Resolución Ministerial No. 055-2020-TR), especifica el deber de protección de la empresa implica que esta debe garantizar la seguridad y la salud de las personas trabajadoras a su servicio en todos los aspectosrelacionados con el trabajo que están bajo su ámbito de dirección, es decirbajo su capacidad de control. Ello sin perjuicio de que pudiera ser prescrita una situación de aislamiento o susceptibilidad de contagio por las Autoridades Sanitarias en un escenario (centro de trabajo), en el cual no quepa prever una situación de riesgo de exposición debido a la naturaleza de su actividad laboral.