Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

MÁS DE CIEN DÍAS

Jueves 25 de Junio del 2020 | 7:33 am

Tras una inamovilidad social que viene durando más de 100 días, en donde los errores han sido más que los aciertos del Gobierno e inclusive la misma población, que en un inicio acató las medidas y luego se desbandó como potro salvaje y asaltaron las calles, so pretexto que tenían que salir para trabajar y poder tener un plato de comida.

El Ejecutivo decidió reaperturar el comercio, con medidas sanitarias como disminuir el aforo al 50%, la prohibición de ingreso de menores de edad y la toma de temperatura al ingreso, sin embargo, esto se vio ensombrecido por un vendaval de denuncias de subregistros de muertes que triplicarían la cifra oficial dada por el Ministerio de Salud.

Los registros oficiales de muertes por Coronavirus solo incluyen a los casos confirmados por “pruebas moleculares y rápidas”, sin embargo, el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) sobre los fallecidos por causa de muerte, es muy diferente.

Mientras el Minsa informó que al 23 de junio hay 8,404 fallecidos, el Sinadef contabilizó cerca de 25 mil, es decir tres veces más. El Sinadef “registra casos que los médicos certificaron como fallecidos por el virus, ya sea por sus síntomas y/o el resultado de los exámenes rápidos o moleculares”.

El ministro de Salud, Víctor Zamora, admitió ante la Comisión de Salud, de Fiscalización y de seguimiento a las acciones de Covid-19 del Congreso de la República que “en todos los países existen diferentes grados de subregistro. No existe voluntad de ocultar esa información, pero puede haber debilidades en cuanto a la calidad del registro”. (?).

Inclusive el Financial Times reveló que existían alrededor de 8 mil muertos más que la cifra oficial y el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, reconoció que el gobierno maneja un “registro incompleto”.

Una serie de factores sociales hacen imposible contener la pandemia, Perú ya es sexto en el mundo con más casos de infectados y entre los principales “errores” del manejo en la emergencia están la nula fiscalización inicial en mercados que generóaglomeraciones y focos de contagio, las ayudas sociales que originaron grandes colas en los bancos, lo acontecido con las empresas de transporte público. Esto sumado a las debilidades del sistema sanitario colapsado desde hace décadas y la falta de responsabilidad de la población para preservar lo más valioso, la vida.