Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

MARTÍN EL LIBERTADOR

Jueves 10 de Septiembre del 2020 | 8:30 am

Vizcarra cual “libertador” afirmó “Sigamos luchando hasta derrotar el virus, sigamos trabajando juntos con el mismo empeño y coraje como mostraron los fundadores de nuestra República. Necesitamos una nueva declaración de Independencia, para nuestra nación y para nuestras vidas”.

¿Nueva declaración de Independencia? Parece Vizcarra tocó fondo. ¿Quién le redactó la “proclama”?

Desde la bahía de Paracas, donde encabezó la ceremonia de conmemoración por el bicentenario del desembarco del General Don José de San Martín y la Expedición Libertadora en nuestro país, Vizcarra sostuvo que es necesario independizarnos de la corrupción que carcome las bases del Perú. Eso sería fácil y sencillo, basta que Vizcarra, sus ministros y funcionarios públicos den el ejemplo y no crean que el Perú es su chacra.

Invocar a independizarnos de la pobreza y del subdesarrollo que condenan la vida de los ciudadanos, así como de las disputas mezquinas, las recriminaciones infundadas y la intolerancia, nos basta con sus antecedentes de “demócrata” y el respeto que tiene Vizcarra por la independencia y soberanía de los demás poderes del Estado.

Pretender superar juntos este nuevo desafío y llegar al Bicentenario como un país que afianza su identidad y que se reconoce lo “diverso”, ya es entrar en el juego de la igualdad y equidad de género; aquí sus palabras textuales “Y que luego de la crisis se siente las bases para un desarrollo integrador, democrático, inclusivo y con equidad para todos y todas”. ¿Equidad es que un jubilado gane una pensión miserable, mientras funcionarios públicos ganan más miles de soles?

Decir que lo que une como nación no son los colores de la tez, ni los lugares donde hemos nacido, ni el origen de nuestro apellidos, sino nuestra multiculturalidad y los ideales de justicia e igualdad con los que se fundó nuestro país, es una falacia, se honra a la patria donde hemos nacido.

El desembarco de San Martín en Paracas, el 8 de setiembre de 1820, es uno de los hitos de nuestra historia, donde emitió proclamó “Compatriotas: El último virrey del Perú hace esfuerzos para prolongar su decrépita autoridad. El tiempo de la impostura y del engaño, de la opresión y de la fuerza está ya lejos de nosotros, y sólo existe la historia de las calamidades pasadas. Yo vengo a acabar de poner término a esa época de dolor y humillación. Este es el voto del Ejército Libertador”.