Alfredo Vignolo

Alfredo Vignolo

¿LEY MORDAZA FEMINISTA?

A+

El presidente Sagasti promulgó la Ley Nº 31155 que previene y sanciona el acoso contra las mujeres en la vida política. ¿Acaso no había una guerra sobre la igualdad de género? ¿No decían que hombre, mujeres y… demás eran iguales? Bueno, parece que no.

El Artículo primero de la absurda ley contempla que: “…tiene por objeto establecer mecanismos de atención, prevención, erradicación y sanción del acoso contra las mujeres, por su condición de tales, en la vida política, con la finalidad de garantizar el ejercicio pleno de sus derechos políticos y que participen en igualdad de condiciones. Esta ley aplica a las mujeres candidatas y autoridades políticas de elección popular, funcionarias que desempeñan cargos políticos”.

El Artículo 3 señala sui géneris la “Definición de acoso contra las mujeres en la vida política”, donde se afirma que “Es cualquier conducta que se ejerce contra una o varias mujeres por su condición de tal, realizada por persona natural o jurídica, en forma individual o grupal, de manera directa, a través de terceros, o haciendo uso de cualquier medio de comunicación o redes sociales y que tenga por objeto menoscabar, discriminar, anular, impedir, limitar, obstaculizar o restringir el reconocimiento, goce o ejercicio de sus derechos políticos”. En otras palabras se ha aprobado una mordaza.

Lo que sí es jalado de los pelos es el Artículo 4, que prevé que “Divulgar imágenes o mensajes a través de medios de comunicación o redes sociales que transmitan y/o reproduzcan relaciones de desigualdad y discriminación contra las mujeres con el objetivo de menoscabar su imagen pública y/o limitar sus derechos políticos”.

Parece que el Ejecutivo y el Legislativo se olvidaron del Artículo 2 de la Ley de leyes “Toda persona tiene derecho:” inciso 2 “A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole”. Más claro imposible.

Por lo tanto esta absurda ley nos pone a los periodistas una mordaza al no poder opinar sobre una dama política ya que estaríamos expuestos a ser denunciados por acoso… político.

Este mamarracho de ley viola la Declaración de Chapultepec, la Declaración Universal de los Derechos humanos, así como la jurisprudencia nacional e internacional sobre Libertad de Prensa.

La Libertad de Prensa se honra y se defiende, pero sobre todo se respeta.

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.