Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

¡HACKEO A LA EXPRESIÓN!

Jueves 2 de Julio del 2020 | 8:08 am

El Poder Ejecutivo viene manipulando la información a través de prebendas publicitarias, donde el dinero corrompe conciencias y principios, en donde no se denuncia la malversación de fondos de parte del Estado, donde se silencian noticias que son de interés público, en donde la cerviz se inclina ante el Gobierno. ¡Eso no es periodismo! Nos debemos a los lectores que tienen el derecho de saber la realidad de los hechos.

La libertad de expresión es un derecho humano internacional fundamental y un componente básico de la sociedad civil basada en los principios democráticos.

La libertad no debe ser coartada en función de ningún fin. La libertad es una, pero a la vez múltiple en sus manifestaciones, pertenece a las personas, no al poder de turno.

Sólo mediante la libre expresión y circulación de ideas, la búsqueda y difusión de informaciones, la posibilidad de indagar ycuestionar, de exponer y reaccionar, de coincidir y discrepar, de dialogar y confrontar, de publicar y transmitir, es posible mantener una sociedad libre. Sólo mediante la práctica de estos principios será posible garantizar a los ciudadanos su derecho a recibir información imparcial y oportuna. Sólo mediante la discusión abierta y la información sin barreras será posible buscar respuestas a los grandes problemas colectivos, crear consensos, permitir que el desarrollo beneficie a todos, ejercer la justicia social y avanzar en el logro de la equidad.

Por esto, rechazamos a quienes postulan que libertad y progreso, libertad y orden, libertad y estabilidad, libertad y justicia, libertad y gobernabilidad, son valores contrapuestos.

Sin libertad no puede haber verdadero orden, estabilidad y justicia. Y sin libertad de expresión no puede haber libertad.

Sin medios independientes, sin garantías para su funcionamiento libre, sin autonomía en su toma de decisiones y sin seguridades para el ejercicio pleno de ella, no será posible la práctica de la libertad de expresión.

Sin embargo, también abundan los ataques, aún persisten gobiernos despóticos que reniegan de todas las libertades, especialmente, las que se relacionan con la expresión. Pero no solo así se vulnera a la prensa y a la expresión libres. Políticos que proclaman su fe en la democracia son a menudo intolerantes ante las críticas públicas.

Al defender una prensa libre y rechazar imposiciones ajenas, postulamos, asimismo, una prensa responsable, compenetrada y convencida de los compromisos que supone el ejercicio de la libertad.

Una prensa libre es condición fundamental para que las sociedades resuelvan sus conflictos, promuevan el bienestar y protejan su libertad. No debe existir ninguna ley o acto de poder que coarte la libertad de expresión o de prensa.

La lucha por la libertad de expresión y de prensa, por cualquier medio, es afán permanente. Se trata de una causa esencial para la democracia. No sólo es baluarte y antídoto contra todo abuso de autoridad: es el aliento cívico de una sociedad. Defenderla es honrar a nuestra historia y dominar nuestro destino. Por ello en EXPRESO nos comprometemos con estos principios.