Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

¡CON MIS HIJOS NO TE METAS!

Jueves 11 de Julio del 2019 | 7:00 am

Cuando la Selección de Fútbol juega, el Perú es un puño, un solo grito, sin embargo, cuando una ministra pretende meterse con nuestros hijos, la indiferencia es casi generalizada.

Si uno no lucha por los Deberes y los Derechos de nuestros hijos ¿Creen que un tercero lo va a hacer?

El último domingo, un diario publicó una entrevista a Gloria Montenegro, ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, donde alegremente afirmó “…con sus hijos sí me meto, y me comprometo con ellos para que sean personas de bien, exitosas, y para que aprendan que en la diversidad y el respeto está el éxito del país, de las instituciones, de las escuelas”.

La ministra Montenegro, nunca leyó la Constitución Política, el Código Civil, la Ley General de Educación y la Convención de los Derechos del Niño, al quedar como una iletrada en materias constitucionales, jurídicas y supranacionales.

La educación de nuestros hijos, es de exclusiva responsabilidad nuestra como padres de familia, por lo tanto la ministra no tiene ninguna facultad, por una simple razón no es ni su Deber y menos su Derecho.

La Constitución Política, prevé en su Artículo 13 que “Los PADRES DE FAMILIA tienen el DEBER DE EDUCAR A SUS HIJOS y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el proceso educativo”.

El Código Civil en su Artículo 235, contempla que “Los PADRES ESTÁN OBLIGADOS a proveer al sostenimiento, protección, EDUCACIÓN Y FORMACIÓN DE SUS HIJOS menores según su situación y posibilidades”.

La Ley General de Educación señala que “Los PADRES DE FAMILIA, o quienes hagan sus veces, TIENEN EL DEBER DE EDUCAR A SUS HIJOS y el derecho a participar en el proceso educativo y a elegir las instituciones en que éstos se educan, de acuerdo con sus convicciones y creencias”.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en su Artículo 18, consagra que “Los Estados Partes pondrán el máximo empeño en garantizar el reconocimiento del principio de que AMBOS PADRES TIENEN OBLIGACIONES comunes en lo que respecta A LA CRIANZA Y EL DESARROLLO DEL NIÑO. Incumbirá a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de la crianza y el desarrollo del niño. Su preocupación fundamental será el interés superior del niño”.

Cuesta creer tanto desconocimiento de la ministra para emitir declaraciones sin sustento.