Alfredo Vignolo
LA ESPADA DE DAMOCLES

CATERVA DE IMPROVISADOS

Jueves 29 de Octubre del 2020 | 8:08 am

Amparados en el Artículo 90 de la Ley de leyes, que en su párrafo tercero señala que “Para ser elegido congresista se requiere ser peruano de nacimiento, haber cumplido 25 años y gozar del derecho de sufragio”.

La mayoría de partidos, movimientos, alianzas, clubes de amigos, argollas y demás…, vienen acogiendo en estas agrupaciones ya no políticas sino aventureras o circenses a cualquier persona sin la más mínima experiencia, sin conocimientos, que desconocen de derecho constitucional o hermenéutica parlamentaria y hasta inclusive, en la mayoría de los casos, ni siquiera han leído sus Deberes y Derechos preceptuados en la Constitución Política del Perú.

Desde 1990 el modus operandi es llevar en sus listas a voleibolistas, futbolistas, actrices, productores de televisión y demás gente… neófita en políticas públicas.

Aquí recae la responsabilidad al no existir ningún tipo de filtro, hasta prontuariados llegan a obtener una curul en el Parlamento Nacional, gracias al Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

El Perú tiene un pueblo ignaro, no se vota con conciencia cívica, término casi desconocido por muchos, se vota simple y sencillamente por votar… y la experiencia es dura, es dolorosa, es vergonzosa, basta escucharlos en el hemiciclo del Congreso de la República y uno se da cuenta que no saben dónde están parados, cada vez se denigra más lo que alguna vez se le denominó el Palacio Legislativo, hoy convertido en un palacete o tugurio de aventureros neófitos para ganar plata fácil y gozar de un poder efímero y demás gollerías…

Esta gente que pretende una curul, que va a saber que Miguel Grau fue diputado por Piura, o que Luis Alberto Sánchez, fue miembro de la Asamblea Constituyente, diputado, senador, escritor, abogado, historiador, periodista, crítico literario, traductor y tres veces rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, o Felipe Osterling Parodi, abogado, escritor, político, miembro y dirigente del Partido Popular Cristiano, Presidente del Senado, Ministro de Justicia,Decano de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú, miembro de número de la Academia Peruana de Derecho y decano del Ilustre Colegio de Abogados de Lima (CAL).

Hoy nada de eso cuenta, basta con patear una pelota, ser actriz, desparramar miserias ante la opinión pública, violar elpropio Derecho a la Intimidad y buscar titulares, mientras la dignidad es pisoteada por uno mismo.

La elección depende de ti, tú decides.