Alfredo Vignolo

Alfredo Vignolo

BUSTOS PARLANTES DESINFORMAN

A+

La Carta Magna en el Artículo 90 prevé que el Poder Legislativo reside en el Congreso de la República; el Artículo 93, señala que los congresistas representan a la Nación. No están sujetos a mandato imperativo ni a interpelación. No son responsables ante autoridad ni órgano jurisdiccional alguno por las opiniones y votos que emiten en el ejercicio de sus funciones. No pueden ser procesados ni presos sin previa autorización del Congreso o de la Comisión Permanente, desde que son elegidos hasta un mes después de haber cesado en sus funciones (Agosto del 2021), excepto por delito flagrante, caso en el cual son puestos a disposición del Congreso o de la Comisión Permanente dentro de las 24 horas, a fin de que se autorice o no la privación de la libertad y el enjuiciamiento.

El Congreso elabora y aprueba su Reglamento, que tiene fuerza de ley, como lo sostiene el Artículo 94 de la Ley de leyes y aquí viene lo importante para los bustos parlantes de nuestra televisión, el Artículo 95, es clarísimo: “El mandato legislativo es irrenunciable. Las sanciones disciplinarias que impone el Congreso a los representantes y que implican suspensión de funciones no pueden exceder de ciento veinte días de legislatura”; entonces decir “el aún congresista Manuel Merino de Lama” es tratar de engañar y/o manipular a la opinión pública.

Inclusive el Artículo 115 de la Constitución Política y de conformidad con el Artículo Único de la Ley Nº 27375, del 5 de diciembre del 2000, señala que el mandato conferido por el presente Artículo al Presidente del Congreso de la República para que asuma las funciones de Presidente de la República por impedimento permanente de este último y de los vicepresidentes no implica la vacancia de su cargo de Presidente del Congreso ni de su condición de Congresista de la República, más claro imposible.

Al renunciar Manuel Merino a la presidencia de la República, los miembros de la Mesa Directiva del Congreso hicieron lo mismo –en un acto de deslealtad y desprecio democrático– por lo que se tuvo que elegir a una nueva Mesa Directiva.

Finalmente, para que no sigan quedando como indoctos los bustos parlantes, sería bueno que lean el telepronter donde el Artículo 15 del Reglamento del Congreso dice “El cargo de Congresista es irrenunciable”, la masa de televidentes se los va a agradecer.