VATICANO LUCE MONUMENTAL NACIMIENTO DE NAVIDAD

A+

En la Ciudad del Vaticano se acaba de inaugurar un monumental nacimiento hecho este año con arena de playa y el árbol de Navidad instalados en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Para levantar este nacimiento, realizado con 1.300 metros cúbicos de arena de la playa italiana de Jesolo, ha sido donado por el patriarcado de Venecia y la ciudad de Jesolo y fue esculpido durante semanas por cuatro artistas, el estadounidense Richard Varano, el ruso Ilyá Filimóntsev, la holandesa Susanne Ruseler y el checo Rodovan Ziuny, sobre una superficie de unos 25 metros.

El árbol de Navidad procede del Bosque del Cansiglio, en la provincia de Pordenone (nordeste de Italia), fue donado por la diócesis de esa localidad y tiene unos 21 metros de altura.

La decoración y la iluminación de la Plaza de San Pedro fueron realizadas en colaboración con Osram, que ofreció un sistema que limita el consumo de energía.

El papa Francisco aseguró que el árbol y el pesebre son “dos signos que nunca dejan de fascinarnos, nos hablan de la Navidad y nos ayudan a contemplar el misterio de Dios hecho hombre para estar cerca de cada uno de nosotros” al recibir a los donantes del árbol y el nacimiento.

La arena, “material pobre, recuerda la simplicidad, la pequeñez con que Dios se mostró con el nacimiento de Jesús en la precariedad de Belén”, agregó el pontífice.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.