VANDALISMO Y MUERTE POR EL PAPA

Mujer murió tras misa y nueva ola de violencia dejó más iglesias quemadas y helicópteros destruidos.

A+

La visita de Francisco a Chile no termina como él habría querido, pues las últimas horas de su presencia en el país del sur se volvieron a teñir de incendios en iglesias. A ello se sumó la destrucción de tres aeronaves.

Las autoridades en Chile están investigando la quema de tres helicópteros y una iglesia católica romana apenas unas horas antes de que el papa Francisco celebrara una multitudinaria misa en la región más conflictiva del país andino.

El ataque ocurrió en la ciudad de Collipulli, donde una escuela y una iglesia que ya no se utilizaban fueron quemadas parcialmente.

Al menos diez iglesias han sido atacadas con bombas incendiarias en la última semana, la mayoría en la región de la Araucanía, donde los indígenas mapuches están presionando para el retorno de las tierras ancestrales y el reconocimiento de su idioma y cultura.

Mientras tanto, dos helicópteros fueron completamente incendiados y un tercero fue quemado parcialmente en la ciudad de Curanilahue, que es parte de una región que colinda con la Araucanía.

Las autoridades dicen que la aeronave pertenecía a la compañía forestal Arauco. Panfletos en pro de los mapuches también se encontraron en la escena.

Por último, una mujer de 47 años falleció mientras abandonaba el aeródromo Maquehue, de Temuco, tras la ‘Misa por el Progreso de los Pueblos’ presidida por el papa Francisco en la capital de la Región de La Araucanía. El fallecimiento de Paulina Aránguiz Guzmán se produjo luego de que se desvaneciera y sufriera un paro cardiorrespiratorio en el largo camino de salida del aeródromo.