PISCO: GALLERO FEMINICIDA MORIRÍA EN PRISIÓN

Cayó en coliseo tras permanecer prófugo tres años por el crimen de pareja.

A+

Al penal de Chincha fue llevado Rigoberto Vicente Sahuiña Medina (38), acusado del crimen de su exconviviente Doris Quispe Ceperian (27), en Pisco.

Sahuiña, quien estuvo prófugo tres años, fue capturado dentro de un coliseo de pelea de gallos, pues era aficionado.

RECOMPENSA

Tras permanecer escondido, el Gobierno ofreció una recompensa de S/20,000 por su paradero.

El operativo para su captura se ejecutó en el coliseo Pasión Tradición Gallera, ubicado en el kilómetro 24 de la vía Los Libertadores, centro poblado Media Luna, distrito de Humay.

Sahuiña Medina, al notar la presencia policial, quiso escapar pero lo tenían rodeado.

GOLPEADA

Según el certificado de la necropsia, la víctima recibió golpes a la altura del estómago con un objeto contundente. El ataque ocurrió el 30 de abril de 2017 en Irrigación Cabeza de Toro, distrito de Independencia.

Doris Quispe no sorportó las lesiones graves en su cuerpo y falleció en el Hospital de Pisco. La joven madre dejó dos menores de edad en la orfandad.

Ana María Ceperian, madre de la fallecida, denunció en la Comisaría Sectorial de Pisco, que Sahuiña Medina no solo maltrataba físicamente a su hija, sino también a sus nietos.

Al enterarse de la captura, pidió justicia por la muerte de su hija. La Policía, seguía a Sahuiña Medina desde hace semanas. Sabía de su afición a los gallos y las apuestas y esperó el momento para apresarlo.

Los deudos esperan ahora que la justicia castigue duramente al sujeto que le quitó la vida a la joven madre. En el Perú, el delito de feminicidio es condenado hasta con cadena perpetua.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.