PARTIRÁN VENEZUELA

Identifican sectores vulnerables y que tienen recursos.

A+

Rusia y China le han plantado cara a Estados Unidos en Latinoamérica. Al apoyar de manera irrestricta a Venezuela, han detenido de momento el plan estadounidense de sacar a Nicolás Maduro.

Ante la situación actual vale la pena dar un vistazo al futuro y pensar qué podría suceder en Venezuela.

Para el consultor y experto en inteligencia estratégica, Igor Collazos, el nuevo mapa estratégico del Pentágono solo puede concretarse a través de lo que se conoce como la ‘balcanización de los Estados nación’, que se trataría de dividir naciones.

Collazos considera dicho fenómeno como «el proceso de fractura de un territorio en Estados mutuamente hostiles. Hay situaciones en las que los países, producto de diferentes conflictos, étnicos, políticos o económicos, terminan escindiéndose en fracciones». A juicio del analista «la balcanización se produce como resultado de agentes externos que les interesa controlar partes del territorio», considera en este sentido que «no hay guerras que surjan naturalmente, sino que siempre hay un entramado o un contexto geopolítico que determina esos cambios», concluye.

TERRITORIOS VULNERABLES

Collazos identifica, en el caso venezolano, algunos territorios que son susceptibles de ser balcanizados.

El primero de ellos sería la península de Paraguaná, allí se encuentra uno de los complejos refinadores de hidrocarburos más grandes del mundo. El segundo se corresponde con la ‘media luna occidental’ y se compone de los estados, Zulia, Táchira y Mérida.

El tercero, es lo que Collazos llama ‘el triángulo del occidente del país’, formado por las ciudades de Barquisimeto, Acarigua y Valencia. ‘Controlar estas ciudades es controlar las principales rutas de tránsito de alimentos y bienes esenciales. De facto, se dividi

ría el país. No en vano, durante las guarimbas del 2017 fueron escogidos como centros de acción de las bandas criminales’, afirma. El último de los territorios se encuentra al sur del río Orinoco, allí se identifican tres franjas para las potencias occidentales.

La zona occidental, con el estado Amazonas, rica en biodiversidad y de interés para las corporaciones farmacéuticas. La franja central, donde predomina el hierro, el coltán y las tierras raras. Y, una franja oriental, rica en oro y de gran importancia geoestratégica porque controlaría el flujo del transporte marítimo desde el Atlántico hacia el interior del continente suramericano.

PROYECTO A LARGO PLAZO

No era la primera vez que escuchaba la posibilidad de que el sur de Venezuela fuese balcanizado. Hace unos meses, el general Roberto González Cárdenas, especialista en geopolítica, señaló que el Gobierno de Washington a través de organizaciones religiosas estaría usando a los indígenas con el fin de lograr acceso privilegiado a los recursos minerales que contienen los estados del Sur de Venezuela.

En una coyuntura como la que atraviesa Venezuela, donde se sigue hablando abiertamente de intervenir por la fuerza el país suramericano, las palabras del general González cobran mayor relevancia.

Sin embargo, a pesar de los avances o retrocesos, y los periodos de marea alta y baja, al respecto del caso venezolano, Washington parece tener una estrategia bien definida e inmodificable: la balcanización como proyecto de largo aliento que responde a un plan de reordenamiento geopolítico del mundo, tal y como lo ha denunciado Thierry Meyssan.

Avanzar en este objetivo necesita, no obstante, lo que el e s critor Luis Britto García llama ‘la balcanización política’, esto es: la fragmentación social al interior del país, la polarización, la ruptura emocional, incluso de identidad entre su población. Para ello, se ha recurrido a terribles campañas de promoción de odio y discriminación contra el chavismo, que no por casualidad resultan invisibles tanto para Twitter como para personajes públicos como Michelle Bachelet, alta comisionada para los derechos humanos de las Naciones Unidas.

Una prospectiva responsable y omni-abarcadora por parte del Gobierno venezolano debe tomar muy en cuenta esta amenaza que se cierne sobre el país.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.