PAPA FRANCISCO: “PARECE QUE LA HOMOSEXUALIDAD ESTÁ DE MODA”

A+

En un libro titulado “Papa Francisco. La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy”, Jorge Mario Bergoglio, habló de los homosexuales, con una pregunta retórica: “¿Quién soy yo para juzgarlos?”.

El libro es una conversación con el misionero claretiano Fernando Prado Ayuso (Bilbao, 1969). Editado ya en diez países, el pontífice argentino desgrana en 120 páginas los temas de mayor actualidad en la vida de la Iglesia católica.

“Francisco no rehusó abordar algunas cuestiones candentes y quizá algo incómodas que le fui planteando”, dice el autor. Por ejemplo, se muestra “preocupado” por el número de sacerdotes y religiosos homosexuales. También sostiene que su Iglesia podría verse invadida por la “moda” de la homosexualidad.

Además el papa Francisco pide a los responsables de los seminarios y noviciados que mantengan “los ojos abiertos” y “detecten candidatos” que podrían desarrollar “más tarde esas tendencias”. El problema surge con los que ya lo son. “A los curas, religiosos y religiosas homosexuales, hay que urgirles a vivir íntegramente el celibato y, sobre todo, que sean exquisitamente responsables, procurando no escandalizar nunca ni a sus comunidades ni al santo pueblo fiel de Dios viviendo una doble vida. Es mejor que dejen el ministerio o su vida consagrada antes que vivir una doble vida”, afirma

La entrevista se celebró en las estancias papales de la casa Santa Marta, en el corazón del Vaticano, la tarde del nueve de agosto pasado y se prolongó por más de cuatro horas, tiempo suficiente para abordar con el Papa sesenta preguntas.

“Evidente. Cuando hay candidatos con neurosis y desequilibrios fuertes, difíciles de poder encauzar ni con ayuda terapéutica, no hay que aceptarlos, ni al sacerdocio ni a la vida consagrada. Hay que ayudarlos a que se encaminen por otro lugar, no hay que abandonarlos. Hay que orientarlos, pero no los debemos admitir. Tengamos en cuenta siempre que son personas que van a vivir al servicio de la Iglesia, del pueblo de Dios. No olvidemos ese horizonte. Hemos de cuidar que sean psicológica y afectivamente sanos. La cuestión de la homosexualidad es muy seria. Hay que discernir adecuadamente desde el comienzo con los candidatos, si es el caso. Hemos de ser exigentes. En nuestras sociedades parece incluso que la homosexualidad está de moda y esa mentalidad, de alguna manera, también influye en la vida de la Iglesia”, señala el libro.

Francisco tampoco escatima palabras para dejar clara su decisión de atajar sin miramientos, con lo que el Vaticano llama “tolerancia cero”, los abusos sexuales a menores por eclesiásticos de toda condición y jerarquía.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.