OPCIONES ECOLÓGICAS QUE REEMPLAZARÍAN A LAS TOALLAS HIGIÉNICAS

Una mujer puede generar hasta 60 kilos de residuos de estos protectores a lo largo de su vida.

Lunes 22 de Julio del 2019 | 12:38 pm

La menstruación forma parte de todas las mujeres pero al mismo tiempo es un proceso que genera un alto impacto en el medioambiente. Un estudio realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, una mujer puede generar 60 kilos de residuos – en promedio – en toallas higiénicas a lo largo de su vida.

“Es por ello que cada vez más mujeres en el Perú y el mundo optan por llevar una menstruación sostenible, utilizando productos de larga duración o amigables con el ambiente”, explica Daniela Blume, directora de DivaCup Perú.

ALTERNATIVAS

Trusa menstrual: Elaboradas en capas y con tejidos especiales para que no necesites llevar nada más. La primera capa es de algodón, ya que estará en contacto con la vagina; la segunda es de un tejido que absorbe el flujo, además de ser antibacteriano y transpirable; y, por último, la capa exterior que es de una tela elástica, similar a la de cualquier tipo de ropa interior. Estos productos tienen una vida útil de dos a tres años y para su cuidado se recomienda lavar en agua fría, y no usar suavizantes, ni planchar.

LEE TAMBIÉN: 7 MITOS Y VERDADES SOBRE LAS COPAS MENSTRUALES

Toallas de tela: Este antiguo método vuelve en un diseño moderno y elaborado en algodón ecológico, que no tiene tintes o químicos que dañen la piel. Al igual que las trusas, tienen un tiempo de vida útil entre dos a tres años. Eso sí, se recomienda tener varias, porque debes intercambiarlas con una frecuencia de 3 horas aproximadamente. Para su cuidado se deben dejar por unas horas en remojo con agua fría, sin utilizar suavizantes, y después de exprimirlas puedes meterlas a la lavadora.

Copa menstrual: Es la alternativa más recomendada por los especialistas. La copa menstrual está compuesta de silicona de grado médico, un material natural no contaminante y que se puede usar por varios años, dependiendo del cuidado que le brinde cada mujer, y pueden acompañar a una mujer hasta por 12 horas seguidas. “Las copas menstruales solo se limpia con agua y jabón neutro, y se vuelve a utilizar. Eso sí, se recomienda hervir la copa entre ciclos menstruales para esterilizarla y volver a utilizarla el siguiente ciclo, libre de gérmenes y bacterias”, recalcó la vocera.

Aunque estas alternativas han existido durante décadas, en los último diez años han ganado gran notoriedad entre las usuarias. Las copas menstruales han sido las grandes protagonistas del cambio hacia una menstruación sostenible y su uso se ha triplicado desde el 2015 hasta la fecha. En países como Estados Unidos ya el 5% de mujeres prefieren usarla durante la menstruación.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.