“NO USEN A LAS IGLESIAS PARA SER CONGRESISTAS”

Indica periodista y analista político, Rafael Romero.

Sábado 26 de Septiembre del 2020 | 5:53 pm

El destacado periodista, escritor y analista político Rafael Romero declara para EXTRA: “No usen a Dios ni a las iglesias para llegar al Congreso; se predica con buenas obras y mejor conducta”.

  • ¿En los últimos días has estado hablando mucho del regreso de los feligreses a las iglesias cual es tu relación con la palabra de Dios?

He sido miembro de la Tercera Orden Franciscana Seglar del Convento de los Descalzos, en el Rímac, desde los 10 hasta los 15 años de edad.

A los 16 me volví ateo y materialista pero luego me reencontré con más fuerza con Dios. Tengo tanta interacción con sacerdotes católicos como con pastores cristianos o evangélicos.

  • ¿Pero cuestionas que personas ligadas a la religión postulen, porque?

Cuestiono ello porque, ante las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias, algunos personajes pueden usar el púlpito o la sotana para hacer política partidaria y peor para convertirse en electoreros.

LEE TAMBIÉN: AUTORIZAN PRÁCTICA DE ACTIVIDADES DEPORTIVAS AL AIRE LIBRE

  • ¿Pero eso no debe afectar la relación con Dios?

Lo importante es ello, la relación personal e íntima con Dios. El mundo y el Perú no necesitan religiosos sino personas con valores e integridad.

  • ¿Qué dice la palabra de Dios sobre ello?

La palabra de Dios dice que “por sus obras los conoceréis”, y por eso hay que hacer buenas obras. También me pegunto: ¿De qué vale un religioso si sus actos no tienen coherencia con los principios cristianos? Finalmente hay laicos con valores bien puestos y con mucha fe, que no es otra cosa que la convicción en aquello que no se ve.

  • ¿Entonces hay que pasar de la palabra a la acción?

No se debe hablar de la boca para afuera, sino que se debe sentirlo y temerle al señor, porque es ahí donde empieza la sabiduría, en el temor de Dios.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.