LOS 4 MIEDOS DE LA VIDA

Una vez que superas un miedo te sientes invencible y te das cuenta que muchas de las cosas que nos detienen no son más que trampas mentales que debemos dejar atrás.

Domingo 18 de Octubre del 2020 | 1:29 pm

Por: Carmen Lescano Silva (Profesora de Yoga y Educadora de salud Ayurveda)

Dentro de la antigua sabiduría Tolteca, existen cuatro miedos de la vida que paralizan a las personas. Hace miles de años los Toltecas eran conocidos en todo el sur de México como “mujeres y hombres de conocimiento”. Los toltecas eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

La sensación de angustia provocada por la presencia de una amenaza siempre está latente en todos nosotros; es una forma instintiva de reaccionar ante un peligro (real o imaginario) que aparece de un momento a otro y puede quedarse por un tiempo prolongado.

Los problemas a los que todos nos enfrentamos a diario, puede ocasionar esas angustias porque nos sentimos vulnerables o desprotegidos y sentimos miedo de arriesgarnos, miedo a lo desconocido, miedo de experimentar algo nuevo, miedo a equivocarnos. Sin embargo, el miedo no es del todo negativo ya que forma parte del inconsciente que nos ayuda a sobrevivir. El miedo como tal, es una emoción que nos ayuda a evaluar una decisión, actitud o comportamiento ante lo que pensamos que puede poner en peligro nuestra supervivencia. Por ejemplo, si estamos caminando por la selva y de repente nos encontramos frente a un tigre, vamos a sentir miedo y el cuerpo inmediatamente va a segregar hormonas que nos van a permitir evaluar si decidimos escapar o quedarnos quietos. Sin embargo, también hay miedos que hemos aprendido desde niños. Por ejemplo, el miedo a que nos rechacen, a que algo no nos salga bien entre otros.

El miedo limita y no deja de ser una sensación desagradable que frustra y desconcierta. Aunque a veces es inevitable y difícil de afrontar, no es imposible aclarar el panorama, todo trata de nuestra capacidad de autoanálisis, de poder hacer cierta introspección, auto observación y sobre todo de ser conscientes de esto para poder superarlo.

LEE TAMBIÉN: SIETE COSAS QUE AFECTAN TU FRECUENCIA VIBRATORIA

Los cuatro miedos

  1. Miedo a la Soledad

El ego es la causa de hacerte creer que estás solo, que tú no estás unido a los demás, con el fin de sentirte protagonista de tu vida, buscando el reconocimiento, en todos los niveles que te imagines, en la familia, con las amistades, con la pareja, en el trabajo.

No somos capaces de entender que la separación no es real, que todo está conectado y que todos estamos conectados, con los demás. Tras el miedo a la soledad se encuentra el miedo a encontrarse con uno mismo, miedo al silencio el cual permitirá escucharnos, y no todo es bonito, es abrir la puerta de nuestras luces (lo que nos gusta de nosotros, por ejemplo, ser alegre, bromista) y también de nuestra oscuridad (lo que no nos gusta de nosotros, por ejemplo, soy lento, postergo hacer las cosas).

¿Cómo superar este miedo?

Cuando le das fuerza a esa luz (lo que te gusta de ti o te gusta hacer) que proviene de ti, comienzas a mirar con los ojos de tu corazón y empiezas a tener consciencia de que siempre estás acompañado. Es la compañía con tu ser interior y con el Creador. Ver la soledad como la oportunidad para el autoconocimiento, para compartir contigo mismo, para aprender a escucharte y entender que la separación es solo un planteamiento ilusorio que permite que tu miedo a la soledad deje de limitarte.

  1. Miedo a la escasez

Sientes que no eres merecedor de las cosas buenas que tiene esta vida, y empiezas a sentir ese miedo a la falta de dinero, falta de oportunidades, sentirse escaso de recursos para poder lograrlo, para ser cada vez más abundante. El sentirse siempre la víctima es una señal de que el miedo está invadiéndote.

¿Cómo superar este miedo?

Tenemos que reestructurar nuestros pensamientos, dejar de pensar que solo algunos tienes recursos para sobresalir en esta vida, dejar de creer que la vida es una competencia contra el otro para poder sobrevivir. Debemos enfocarnos en la abundancia que existe en nuestro ser, creer en nosotros, mirar a nuestro alrededor y ver que también hay abundancia, que somos únicos por lo que no necesitamos compararnos ni mucho menos competir.

Por otro lado, ser agradecido por todo lo que nos llega. Agradecer por todo cuanto tienes en este momento. Agradecer por un día más de vida, agradecer por la cama donde duermo, por el trabajo que tengo, por los alimentos.

  1. Miedo a la enfermedad

“Enfermedad”, es una palabra compuesta del latin “in-firmus”, que significa “Sin Firmeza”. La enfermedad es un desequilibrio de tu estado de conciencia. Cuando empiezas a sentirte débil, está claro que perdiste tu fortaleza interior. Paradójicamente el miedo a la enfermedad te predispone a enfermar.

¿Cómo superar este miedo?

Reconcíliate con el pasado, perdona íntimamente en tu corazón todos los sucesos de dolor y llena tu corazón de alegría, perdón y paz. Piensa en positivo sobre ti mismo. El remedio para la enfermedad es el Amor. Llénate de amor, ya que nadie puede otorgar lo que no tiene, da amor y recibirás a cambio amor.

  1. Miedo a la muerte

Para algunas personas es más fuerte que otras, y es que el miedo a la muerte es innegable, ya que es un estado completamente desconocido. Sentimos miedo de no existir más y de las personas que dejaremos. Para unos la vida termina con la muerte, para otros existe la reencarnación.

Es difícil pensar que ese momento llegará, pero puedes pensar en: ¿Cómo serás recordado? ¿Cómo te despedirán tus seres queridos? ¿Qué dirían de ti? ¿Tendrían buen concepto de ti? o ¿pensarán que fracasaste en muchas de las áreas de tu vida? ¿Habrán persona que se alegran porque ya no estás más? o ¿Habrá quienes sienten profundamente tu partida y que dejaste un espacio vacío en la humanidad, que nunca nadie podrá llenar? Todas esas preguntas serán respondidas cuando llegue el momento, y solo se tratará de quien fuiste en vida y de cómo viviste la vida.

¿Cómo superar este miedo?

El miedo a la muerte se supera cuando tu meta es proyectarte en la Trascendencia de tu entrega, bondad, generosidad, desprendimiento, altruismo, amor al prójimo, capacidad de despojarte, sin condiciones, sin esperar retribuciones, que vivirá en la memoria y los corazones de quienes hiciste contacto en la vida e hiciste felices. La mejor forma de combatir el miedo a la muerte es simplemente viviendo. Viviendo cada momento, en el aquí y el ahora, disfrutando segundo a segundo de una experiencia nueva, de integrar para poder exprimir la vida al máximo.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.