LA PRIMERA PROCESIÓN DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Otro sismo conlleva a que el ‘Cristo Moreno’ salga a bendecir a sus fieles.

Al conmemorarse el primer aniversario del terremoto del 28 de octubre de 1746, la imagen tomará la costumbre de salir el mismo día, visitando calles, templos, monasterios y hasta ramadas.
A+

El 20 de octubre de 1687, a las 4:45 a. m., un violento terremoto que según cronistas de la época duró más de 15 minutos, lo cual arrasó Lima junto al Callao, teniendo una réplica a las 6:30 a.m., derribando la ermita edificada en honor al Cristo.

Ante la sorpresa general la pared de la imagen del crucificado quedó nuevamente en pie, por lo que se ordenó la confección de una copia al óleo y que por primera vez saliera en andas por las calles de Pachacamilla por idea de Sebastián de Antuñano. Una vez elaborada la copia, se sacó en procesión.

Pero quién fue Sebastián de Antuñano. Nacido en Vizcaya en 1653, fue el máximo benefactor, por un voto hecho en España, llegado a Lima se dirigió en 1684 a la ermita del Señor de los Milagros, y mientras contemplaba la sagrada efigie se cuenta que repentinamente sintió que el Señor le iluminaba su frente y una voz interior que le susurraba con claridad: “Sebastián, ven a hacerme compañía y a cuidar del esplendor de mi culto”. Puesto de rodillas le ofreció servicio incondicional hasta el final de sus días.

CADA 28 DE OCTUBRE

Al conmemorarse el primer aniversario del terremoto del 28 de octubre de 1746, la imagen tomará la costumbre de salir el mismo día, visitando calles, templos, monasterios y hasta ramadas.

En realidad son dos imágenes las que salen en procesión cada mes de octubre: una, el lienzo con la copia del Crucificado del muro, y otra, la de la Virgen de la Nube, devoción ecuatoriana que la madre Antonia trajo al Perú.

Siete años después de la primera procesión, Antuñano sintió cercano el fin de sus días, y habiendo hecho testamento el 17 de diciembre de 1716, con todos los auxilios de la Iglesia, falleció en la noche del 20 al 21 de diciembre del mismo año.

Tenía sesenta y cuatro años de edad y estuvo al servicio del ‘Cristo Moreno’ por treinta y tres años. Sus restos reposan en el Templo de Las Nazarenas.

Un dato que es importante destacar es que el Señor de los Milagros visita desde 1688 el Hospital Arzobispo Loayza que en ese momento era el Hospital de Santa Ana. A partir de ese momento todos los años hace su visita al Hospital Arzobispo Loayza bendiciendo a los enfermos y a los trabajadores que todo el año esperan ansiosos su visita. El Señor de los Milagros visita el Hospital Arzobispo Loayza el 28 de Octubre de cada año.

AUMENTAN LOS DÍAS

Cabe señalar que es el lienzo que mando a confeccionar Sebastián de Antuñano es el que sale en procesión en nuestros días. Este lienzo fue restaurado el año 1991 por los especialistas del Museo Pedro de Osma.

Ante el incremento de fieles, se optó por aumentar los días de salida del ‘Cristo Moreno’, siendo ahora los 18,19 y 28 de octubre.

Finalmente su último recorrido procesional se realiza el 1 de noviembre en el que la imagen sale del Santuario de las Nazarenas e ingresa al Monasterio hasta el próximo año.

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.