LA LIEBRE Y LA TORTUGA / ACTIVIDADES: LECTURA, REFLEXIÓN Y PREGUNTAS

Tips para tus pequeños.

Fiorella Linda Gutiérrez Lupinta.
A+

Por: Fiorella Linda Gutiérrez Lupinta

Terapeuta de lenguaje, escritora y artista.

[email protected]

 Fábula: La liebre y la tortuga/

Autor: Esopo/ Edades: Todas las edades.

Valores que se rescatan: La constancia, atención, perseverancia, esfuerzo, humildad, calma, sencillez, respeto, esperanza, fe.

La liebre y la tortuga

En el reino de los animales, había una vez una liebre muy vanidosa que se pasaba todo el día presumiendo de lo rápido que podía correr.

¡No hay nadie que me gane en correr, soy la más rápida, ja ja ja!

Cansada de siempre escuchar sus alardes, la tortuga la retó a competir en una carrera.

¡Liebre te reto a una carrera!

__Qué chistosa que eres tortuga, debes estar bromeando—dijo la liebre mientras se reía a carcajadas.

—Ya veremos liebre, guarda tus palabras hasta después de la carrera— respondió la tortuga.

Al día siguiente, todos los animales del bosque se reunieron para presenciar la carrera. Todos querían ver si la tortuga en realidad podía ganar la carrera a la liebre.

El zorro comenzó dio inicio a la carrera gritando:

—¡En sus marcas, listos, ya!

La liebre se adelantó inmediatamente, corrió y corrió más rápido que nunca. Luego, miró hacia atrás y vio que la tortuga se encontraba a unos pocos pasos de la línea de inicio.

—Tortuga lenta e ingenua—pensó la liebre—. ¿Por qué habrá querido competir, si jamás me podría ganar?

Confiada en que iba a ganar la carrera, la liebre decidió parar en medio del camino para descansar debajo de un gran árbol. La fresca y agradable sombra del árbol era muy relajante, tanto así que la liebre se quedó dormida.

Mientras tanto, la tortuga siguió caminando lento, pero sin pausa. Estaba decidida a no darse por vencida. Pronto, se encontró con la liebre durmiendo plácidamente. ¡La tortuga estaba ganando la carrera!

Cuando la tortuga se acercó a la meta, todos los animales del bosque comenzaron a gritar de emoción. Los gritos despertaron a la liebre, que no podía creer lo que estaba viendo: la tortuga estaba cruzando la meta y ella había perdido la carrera.

LEE TAMBIÉN: CUENTO: PINOCHO | ACTIVIDADES: LECTURA, CONCLUSIONES Y REPRESENTACIÓN TEATRAL

Moraleja:

No debemos ser arrogantes ni creernos superiores a los demás, podemos alcanzar el éxito trabajando duro con mucha constancia, esfuerzo y disciplina que actuando rápida, descuidadamente y burlándonos del trabajo de otros.

Actividad:

  1. Al terminar de leer la fábula, conversa y reflexiona con tus hijos, sobre los valores que se detallan al inicio de la lectura. Cita ejemplos de la fábula.
  2. Cuestionario: Resuelve junto a tus hijos las siguientes preguntas y cita ejemplos de la fábula y de la vida real.

¿Qué es la arrogancia? Menciona 2 ejemplos.

¿Por qué es importante esforzarnos para alcanzar nuestras metas?

¿Por qué no debemos burlarnos de los demás?

Encuentra más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.