FEMINICIDA PODRÍA RECIBIR 35 AÑOS DE CÁRCEL POR CRUELDAD E INSANIA CON SU VÍCTIMA

Tras matar a esposa, Víctor Mauri Ibarra la descuartizó, redujo los restos y los botó por desagüe.

A+

El diablo en persona. La confesión de Víctor Mauri Ibarra sobre la forma en que desapareció el cadáver de su esposa dejó boquiabiertos a los detectives de homicidios. Inicialmente, hizo creer que los regó por gran parte de Lima, dejando sólo el cráneo.

33 DÍAS

En la División de Homicidios, el feminicida reveló que durante 33 días se dedicó a la macabra tarea de reducir los restos de Lucy Melgarejo Osorio (50), a la mínima expresión.

Dicha tarea la realizaba por las noches en el inmueble de sus padres en urbanización La Castellana, en Surco, ya que en el día, laboraba como taxista.

En su manifestación, señaló que a las pocas horas de asesinar a su expareja el 17 de marzo, compró una congeladora y con ayuda de una cadena y candando, ocultó lo restos de sus familiares.

LEE TAMBIÉN | FEMINICIDA COCINÓ CABEZA DE SU ESPOSA

Dijo también que tardó en decidir qué hacer con el cuerpo. Luego adquirió una amoladora eléctrica y seccionó el cadáver. “No sabía cómo hacerlo. Lo hice poco a poco”, explicó Mauro Ibarra, imperturbable.

DESINTEGRACIÓN

Posteriormente sometió a los restos a un proceso de desintegración a su más mínima expresión y, tras colocarlos en bolsas plásticas, los trasladaba en su auto a un cuarto alquilado y arrojaba por el desagüe.

“En el día trabajaba de taxista y en las noches pasaba por la casa de La Castellana para seguir con su macabro hecho”, dijo el jefe de homicidios Víctor Revoredo Farfán.

Hoy se sabe que el feminicidio ocurrió el 17 de marzo. Por ello, Mauri lbarra podría recibir hasta 35 años de prisión.

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.